Mostrando entradas con la etiqueta puesta a punto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta puesta a punto. Mostrar todas las entradas

30 de noviembre de 2018

¿Está nuestro coche preparado para las estaciones más frías del año?

Cómo preparar el coche de cara al invierno - Fénix Directo Blog

Terminando casi el otoño y recibiendo en breve al invierno, llegamos a una época dura meteorológicamente hablando.

Días de frío, lluvia, incluso nieve y hielo, van a condicionar mucho a la hora de movernos en nuestro vehículo.

Por ello, tenemos algunos consejos para evitar posibles averías de cara al frío que, al mismo tiempo, alargarán la vida de nuestro vehículo.



Elementos más importantes a tener en cuenta:
  • Anticongelante. Añadir el nivel suficiente al líquido que se encarga de enfriar el motor. Esto evitará que algunos elementos del coche acaben congelados o corroídos. Tendremos que revisar siempre su nivel y rellenarlo para cuidar el circuito de refrigeración.
  • Batería. Asegurarnos de que cuenta con la energía adecuada para poder arrancar durante los meses más duros del año.
  • Frenos. Comprobar su correcto funcionamiento con una puesta a punto si fuera necesario para asegurarnos de que la frenada sea óptima en caso de lluvia o nieve.
  • Elementos de emergencia. Llevar siempre los que sean necesarios en la guantera y maletero, tales como: un rascador de hielo, una linterna, los triángulos de emergencia y herramientas.
  • Cadenas. Ver que éstas se ajusten y adapten a los neumáticos que llevamos en nuestro coche.
  • Aceite. Comprobar el nivel y la viscosidad que presenta y rellenarlo o cambiarlo cuando sea necesario limpiando el filtro del mismo.
  • Luces de cruce, largas y antinieblas. Observar que estén en perfecto estado ya que vamos a contar con menos horas de sol. Al haber más oscuridad y peor visibilidad, es conveniente encenderlas también durante el día para una mejor visibilidad.
  • Neumáticos. Ver la presión que tienen, ajustarla e incluso hacernos con unos neumáticos de lluvia y/o nieve si normalmente viajamos por zonas que presentan temperaturas más bajas.
  • Parabrisas. Éstos deben funcionar correctamente ya que en casos de precipitaciones van a ser nuestros mejores aliados ayudándonos a tener un mejor campo de visión.
  • Motor. Calentarlo al arrancar para que las piezas cojan calor y el sistema mecánico del coche no sufra en exceso.
  • Sistema antivaho y calefacción. Asegurarnos de que funcionen correctamente para evitar que los cristales y lunas se empañen mientras conducimos. De esta manera, también nos desharemos del hielo en el parabrisas.

Generalmente, lo más adecuado es ir observando cualquier avería que pueda surgir con posibilidades de ir a peor durante los próximos meses. Así, estaremos a tiempo de repararlas adelantándonos a las malas temperaturas.

Otros consejos en caso de lluvia: evitar el aquaplanning y los derrapes reduciendo la velocidad en terreno resbaladizo. En caso de niebla: utilizar las luces de cruce y las antiniebla ya que unas complementan a las otras y antes de maniobrar, frenar o hacer algún giro, señalizar aún con más antelación. En caso de viento fuerte: aminorar la marcha y prestar especial atención a la dirección del coche una vez que hayamos pasado una zona cubierta y protegida. A su vez, al encontrarnos con vehículos largos y de grandes dimensiones, extremaremos la precaución.

Nunca está de más tomar todas estas medidas comprobando el correcto funcionamiento del sistema del coche. A la larga, nos será rentable y ganaremos en seguridad. Nos ahorrará averías y algún que otro disgusto por tener que reparar el elemento que esté fallando.

¡Ánimo y feliz otoño-invierno!

Más información


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

19 de junio de 2017

Las averías de coche más frecuentes en verano

Las averías de coche más frecuentes en verano - Fénix Directo Blog
Durante los meses de verano cuando las temperaturas son mucho más elevadas de lo habitual, los coches sufren las consecuencias.

Si tenemos planeado algún viaje por carretera estas vacaciones, es fundamental realizar una revisión en profundidad del vehículo.

Existen varias averías que son más frecuentes en verano. La mayoría de ellas están están relacionadas con el termostato, el aire acondicionado, los elevalunas, el motor, el desgaste de algunos componentes o la válvula EGR.


  • Válvula EGR: es común que en verano, la cantidad de partículas suspendidas en el aire provoquen la acumulación de residuos en su interior y, por tanto, la rotura de la pieza. 
  • Elevalunas: después de un tiempo prolongado sin usarlo, puede ocurrir que se produzca algún fallo en el motor que permite subir y bajar las lunas del vehículo. 
  • Climatizador: debido al uso excesivo que hacemos del climatizador durante esta época, es necesario revisar correctamente su funcionamiento. En muchas ocasiones simplemente requerirá una simple recarga, en otras será necesario un cambio de filtros o del propio compresor compresor.
  • Desgaste en algunas piezas: las altas temperaturas pueden aumentar el riesgo de pinchazos, una descarga más acelerada de la batería o el desgaste en los neumáticos. Para evitar, en la medida de lo posible un deterioro mayor de los neumáticos o un reventón, es muy importante asegurarse de que el dibujo están en buen estado y la presión de las ruedas es adecuada. En caso de que alguno de estos dos indicadores no sea correcto, el riesgo de reventón puede aumentar hasta un 60%.
  • Motor: las altas temperaturas características en esta época provocan el sobrecalentamiento del motor. Esto puede ocurrir cuando los componentes encargados de controlar la temperatura y el flujo de líquido refrigerante sufren alguna avería. Este tipo de averías son mucho menos habituales en invierno debido a las bajas temperaturas. 
Por todo esto, y como hemos mencionado, es fundamental realizar un examen exhaustivo y puesta a punto antes de realizar cualquier viaje. Esta revisión evitará que las averías se agraven y, por tanto, que el coste de arreglarlas sea menor.


 También te puede interesar


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí



16 de diciembre de 2016

¿Está nuestra moto preparada para el invierno?


El uso de la moto en invierno - Fénix Directo
Sin duda alguna, el invierno es la época del año más dura para todo tipo de vehículo; no obstante, los motoristas también pueden seguir disfrutando de las dos ruedas si van bien preparados.

A continuación te contamos algunas medidas de prevención para tener la moto preparada una vez que llegue el frío. El invierno trae consigo una conducción con precaución extra y unas obligaciones añadidas.

Para poder circular con seguridad, habrá que empezar por cuidar la montura, prevenir el desgaste de algunas zonas y atender al mantenimiento.

  • Igual que en los coches, hay que vigilar el nivel de líquido anticongelante y del aceite, manteniéndolos dentro de los niveles que el fabricante indique. Se recomienda cambiarlos una vez al año.
  • Se deben revisar los frenos, circuitospastillas y cambiar el líquido de frenos cada dos años aproximadamente.
  • Ya que el frío hace que los mandos se presenten más rígidos al uso, hay que mirar más en detenimiento el eje de los pedales, embrague, acelerador, frenos...
  • Se puede usar un producto anticorrosivo para limpiar las conexiones del faro y del piloto trasero del sistema eléctrico, sin olvidar nunca la importancia de ver y ser vistos correctamente.
  • Será necesario engrasar de forma más habitual la cadena, ya que la humedad hace que ésta se deteriore. Del mismo modo, si ha nevado y circulamos por calzadas que presenten sal, tendremos que limpiar los bajos de la moto con agua fría para que el metal no sufra las consecuencias de la corrosión.
  • Cuidar el chasis engrasándolo a menudo. Es recomendable hacerlo cada vez que lavemos la moto o llueva, una vez al mes, o tras recorrer 700 kilómetros. Engrasar también los órganos móviles y otras zonas de la moto tales como manetas y llave de contacto.
  • Tras haber dado más uso a nuestra moto en verano y poder observar el desgaste que los neumáticos han sufrido, controlaremos el estado de los mismos. Será necesario que llevemos unos con una profundidad de dibujo acorde al uso que vayamos a darle a la moto, teniendo en cuenta que las calzadas estarán más mojadas que durante el resto del año.
  • Es muy importante controlar el estado de la batería porque suele descargarse más en invierno. De todas formas, soportará bien el frío si se vigila a menudo y si se mantiene cuidada. 
Otros consejos a la hora de rodar:
  • Al ser el aire exterior más frío, tendremos que dejar más tiempo para que el motor alcance una temperatura adecuada.
  • Con más precipitaciones, los neumáticos necesitarán algo más de tiempo para experimentar una mejor adherencia.
  • En caso de lluvia y niebla, hay que reducir considerablemente la velocidad dejando más distancia de seguridad.
  • Utilizaremos las luces de cruce, warnings o antinieblas siempre que sea necesario para mantener la visibilidad en todo momento.
  • Se puede abrir ligeramente la pantalla del casco para evitar que se empañe por dentro.
  • En caso de nieve, intentaremos seguir las marcas de neumáticos que hayan dejado a su paso los vehículos que nos preceden.
Para protección de los conductores, se podrá optar por prendas con fibras Gore-Tex o Thinsulate para proteger el cuerpo del frío. Si se trata de la moto, existe la posibilidad de comprar una funda para resguardarla de lluvias, heladas y nevadas.

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto