Mostrando entradas con la etiqueta otoño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta otoño. Mostrar todas las entradas

3 de noviembre de 2017

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla - Fénix Directo Blog


Hace más de un mes que llegó el otoño astronómico, pero todavía disfrutábamos de un tiempo veraniego. Ahora sí, parece que llega también el otoño meteorológico.

Comienzan a aparecer las primeras lluvias intensas, bajada de temperaturas, niebla, heladas... y atascos.

Los repentinos cambios de tiempo unidos a la precaución que requiere conducir en esas condiciones, hacen que sea necesario tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones para evitar incidentes en carretera.

Consejos generales:
  • Antes de iniciar un viaje largo, conviene revisar bien el vehículo, con especial atención a neumáticos y frenos.
  • También hay que comprobar el estado de: parabrisas, luces, niveles de líquidos y llevar limpios los cristales para evitar que se forme una capa de suciedad junto al polvo.
  • La máxima a respetar siempre es "ver y ser visto", encendiendo las luces adecuadas según cada situación y señalizando correctamente cada maniobra.
  • La distancia de seguridad debe aumentar con respecto a condiciones normales.
  • Evitar frenazos y acelerones.
  • La velocidad tiene que ser más reducida.
  • Hay que estar alerta para comprobar la circunstancias del tráfico y adaptarse a ellas.

Si llueve o ha llovido:
  • Encender las luces cortas o de cruce.
  • Poner la calefacción para desempañar los cristales.
  • Evitar el aquaplaning moderando la velocidad, ampliando el campo de visión, no acelerando ni adelantando si no es necesario y frenando lentamente.
  • Si la lluvia es muy intensa, se pueden encender las luces antiniebla delanteras.

Con niebla:
  • Encender las luces de cruce y antiniebla delanteras cuando la visibilidad sea escasa (no es pueda ver más allá de 100 metros).
  • Circular siempre por el carril derecho, para tener la referencia de las marcas viales.
  • Señalizar cualquier incidente en carretera con las luces de emergencia.
  • No te confíes, sé prudente y piensa que puede haber vehículos que no lleven las luces puestas, permanece alerta.
  • Si mejora la visibilidad, apaga las antiniebla.

Si hay hielo en la calzada:
  • Reducir poco a poco la velocidad
  • No hacer cambios bruscos de dirección.
  • Fíjate en el comportamiento de los vehículos precedentes o alrededor.


También te puede interesar




FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

7 de noviembre de 2016

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoñoEl otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


9 de octubre de 2013

¿Está nuestro coche preparado para las estaciones más frías del año?

Cómo preparar el coche de cara al invierno - Fénix Directo



Ahora que ya ha comenzado el otoño y que dentro de poco nos acompañará la lluvia, la nieve y el hielo, nos gustaría dar algunos consejos para evitar posibles averías de cara al frío que, al mismo tiempo, alargarán la vida de nuestro vehículo.


  • Anticongelante. Añadir el nivel suficiente al líquido que se encarga de enfriar el motor. Esto evitará que algunos elementos del coche acaben congelados o corroídos. Tendremos que revisar siempre su nivel y rellenarlo para cuidar el circuito de refrigeración.
  • Batería. Asegurarnos de que cuenta con la energía adecuada para poder arrancar durante los meses más duros del año.
  • Frenos. Comprobar su correcto funcionamiento con una puesta a punto si fuera necesario para asegurarnos de que la frenada sea óptima en caso de lluvia o nieve.
  • Elementos de emergencia. Llevar siempre los que sean necesarios en la guantera y maletero, tales como: un rascador de hielo, una linterna, los triángulos de emergencia y herramientas.
  • Cadenas. Ver que éstas se ajusten y adapten a los neumáticos que llevamos en nuestro coche.
  • Aceite. Comprobar el nivel y la viscosidad que presenta y rellenarlo o cambiarlo cuando sea necesario limpiando el filtro del mismo.
  • Luces de cruce, largas y antinieblas. Observar que estén en perfecto estado ya que vamos a contar con menos horas de sol. Al haber más oscuridad y peor visibilidad, es conveniente encenderlas también durante el día para una mejor visibilidad.
  • Neumáticos. Ver la presión que tienen, ajustarla e incluso hacernos con unos neumáticos de lluvia y/o nieve si normalmente viajamos por zonas que presentan temperaturas más bajas.
  • Parabrisas. Éstos deben funcionar correctamente ya que en casos de precipitaciones van a ser nuestros mejores aliados ayudándonos a tener un mejor campo de visión.
  • Motor. Calentarlo al arrancar para que las piezas cojan calor y el sistema mecánico del coche no sufra en exceso.
  • Sistema antivaho y calefacción. Asegurarnos de que funcionen correctamente para evitar que los cristales y lunas se empañen mientras conducimos. De esta manera, también nos desharemos del hielo en el parabrisas.
Generalmente, lo más adecuado es ir observando cualquier avería que pueda surgir con posibilidades de ir a peor durante los próximos meses. Así, estaremos a tiempo de repararlas adelantándonos a las malas temperaturas.

Otros consejos en caso de lluvia: evitar el aquaplanning y los derrapes reduciendo la velocidad en terreno resbaladizo. En caso de niebla: utilizar las luces de cruce y las antiniebla ya que unas complementan a las otras y antes de maniobrar, frenar o hacer algún giro, señalizar aún con más antelación. En caso de viento fuerte: aminorar la marcha y prestar especial atención a la dirección del coche una vez que hayamos pasado una zona cubierta y protegida. A su vez, al encontrarnos con vehículos largos y de grandes dimensiones, extremaremos la precaución.

Nunca está de más tomar todas estas medidas comprobando el correcto funcionamiento del sistema del coche. A la larga, nos será rentable y ganaremos en seguridad. Nos ahorrará averías y algún que otro disgusto por tener que reparar el elemento que esté fallando.

¡Ánimo y feliz otoño-invierno!

FÉNIX DIRECTO ® Seguros

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto