Mostrando entradas con la etiqueta nieve. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta nieve. Mostrar todas las entradas

16 de enero de 2017

Cómo colocar las cadenas para nieve

Cómo colocar las cadenas para nieve - Fénix Directo
En el artículo anterior, explicamos los niveles de dificultad para circular con nieve y los tipos de cadenas que existen en el mercado. Puedes consultarlo aquí.

Hoy vamos a tratar cómo se colocan las distintas cadenas, cuáles son más fáciles de poner y cuánto se tarda en instalarlas.

Las cadenas siempre deben instalarse únicamente en las ruedas motrices. Si es un vehículo 4x4 se recomienda ponerlas en todas las ruedas, pero en este caso es mejor consultar el manual del vehículo para asegurarse.

Las cadenas metálicas, tanto de tensión manual como de tensión automática, se instalan en aproximadamente 20 minutos, aunque requieren un poco de práctica previa y las manuales hay que volver a ajustarlas tras circular unos 25km. Son las más comunes y utilizadas por su bajo precio, pero rayan las llantas. La velocidad máxima para circular es de 50 km/h. Para colocarlas, hay que:
  • Extenderlas en el suelo bien desenrolladas. 
  • Se estira el cable de acero por detrás de la rueda y se engancha, según las instrucciones del modelo concreto.
  • Hay que colocar toda la cadena por la banda de rodadura y avanzar el coche unos metros para que la ruede quede cubierta.
  • Por último, se terminan de unir los enganches y tensores. Si está bien colocada, lo sabrás porque sólo hay una forma de que encajen todos a la vez.
Recuerda que cuando ya no haya nieve en carretera debes desinstalarlas porque pueden provocar daños al neumático e incluso llegar a romperse.

Las cadenas textiles funcionan como una funda para la rueda y se ponen en apenas 10 minutos, no se puede ir a más de 40 km/h:
  • Lo recomendable es empezar a ponerlas por la parte superior del neumático comprobando que están del lado correcto y se ajustan bien, estirando para que encajen perfectamente.
  • A continuación hay que hacer avanzar el coche unos metros para cubrir la parte de la rueda que pisaba el suelo y completar el enfundado.
  • Aunque no esté perfectamente centrada, al comenzar la circulación se terminarán de acoplar.
Hay que quitarlas inmediatamente cuando no haya nieve, porque se rompen fácilmente y se tienen que lavar a final de cada uso.

Las cadenas mixtas de metal y textil también están a medio camino en tiempo de instalación entre unas y otras. Se tarda unos 12-15 minutos:
  • Se extienden en el suelo como las metálicas y se colocan en la rueda de forma similar, pero no tienen tensores.
  • Una vez puestas en el neumático, se hace avanzar el coche para que cubran totalmente.
Igual que las de tela, si no quedan totalmente centradas, se colocan solas al iniciar la marcha. Y también hay que quitarlas inmediatamente cuando desaparezca la nieve.

Las cadenas de tipo araña son las más fáciles de colocar porque son semiautomáticas. 
  • Se fija el disco a la llanta (a los tornillos).
  • Después se fijan los agarres al neumático.
Son las más eficaces pero tienen un elevado precio. Se recomiendan en zonas de climas extremos y nevadas abundantes y frecuentes.

Más información


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

9 de enero de 2017

Revisión del coche en invierno

Blog Fénix Directo seguros - Revisión del coche en invierno

Ante la llegada de los meses más fríos del año, siempre es conveniente realizar una revisión de los puntos claves del vehículo para evitar problemas mecánicos y afrontar mejor las condiciones climatológicas adversas.

En invierno se detectan averías que en verano no se manifiestan, puede ser por causa de la humedad, las heladas o la corrosión.

Es conveniente prestar atención a los siguientes elementos del vehículo y arreglar o cambiar los que sean necesarios:

  • Climatización: además de hacer el trayecto más agradable con calor, es un sistema que aporta seguridad ya que ayuda a evitar el empañado de cristales y permitir una correcta visibilidad.
  • Suspensión: clave para la estabilidad del vehículo. Especial atención a los amortiguadores
  • Neumáticos: si vives en una zona de frecuentes heladas y/o nevadas, puede que sea aconsejable cambiar a los específicos de invierno. Comprueba la profundidad del dibujo observando las marcas de desgaste y mira si tienen alguna grieta o corte. Aunque no se usen mucho, el paso del tiempo los desgasta, pierden agarre y elasticidad, por eso hay que cambiarlos cada 5 años.
  • Sistema eléctrico: es especialmente sensible a las temperaturas bajas.
  • Batería: con el frío suelen fallar más. Una batería dura entre 3 y 5 años y se puede diagnosticar su estado mediante un análisis en el taller.
  • Luces: basta con verificar el funcionamiento de las mismas, y si necesitas regular la altura de los faros, acude a tu taller de confianza.
  • Limpiaparabrisas: en invierno es un componente especialmente importante para la visibilidad. Además, debe llevar un líquido limpiador adecuado y aditivo anticongelante.
  • Luneta térmica: ayuda a desempañar el coche.
  • Filtros: el de partículas se suele cambiar cada 2 años y el de combustible a veces cada año.
  • Aceite: los cambios de aceite están indicados por el fabricante y se deben realizar en un taller especializado. Revisa frecuentemente los niveles.
Además de la revisión, asegúrate de llevar en el coche todos los elementos y documentos obligatorios como chaleco reflectante, triángulos, papeles del vehículo... así como los recomendados para evitar contratiempos en caso de imprevisto: pinzas para la batería, linterna, ropa de abrigo, herramientas...

En este vídeo informativo de Fénix Directo te contamos lo que necesitas en tu vehículo


Y recuerda siempre tener a mano el número de asistencia en viaje, por si fuera necesario llamar a la grúa.

Disfruta de los paisajes invernales con seguridad.


Más información




FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

22 de noviembre de 2013

Conducción invernal y uso de las cadenas

Conducción invernal - Fénix Directo





Si durante los meses de invierno tienes pensado realizar un viaje o desplazarte más lejos de lo habitual, te ofrecemos algunas pautas para viajar con total seguridad en caso de que las condiciones meteorológicas sean adversas.




Con hielo o nieve en carretera...

Existen 4 niveles de dificultad para circular:
  1. Verde. Empieza a nevar y no está permitido superar los 100 km/h en autopistas y autovías. Sin embargo, 80 km/h serán los permitidos en el resto de vías. En el caso de camiones, circularán siempre por la derecha sin posibilidad de realizar ningún adelantamiento.
  2. Amarillo. La calzada ya presenta tramos cubiertos de nieve. Los camiones no pueden circular bajo estas condiciones y los turismos y autobuses no deberán superar los 60 km/h.
  3. Rojo. Carretera muy cubierta. Los autobuses y camiones no pueden circular y los coches solo pueden hacerlo con cadenas o neumáticos especiales sin superar los 30 km/h.
  4. Negro. Los niveles de espesor de nieve o hielo son muy elevados y se prohíbe la circulación a todo tipo de vehículo.

El uso de las cadenas

Entre los meses de noviembre y marzo, es muy importante no olvidar llevar las cadenas siempre en el maletero. No solo cuando vayamos a pasar por un puerto de montaña sino para cualquier desplazamiento. Tendremos que elegir las más adecuadas en relación a la medida de nuestros neumáticos. 

Podemos elegir entre distintos tipos de cadenas: metálicas (eficaces y duraderas), textiles (algo más económicas y de fácil montaje), semiautomáticas (sencillas en el montaje y con preinstalación previa). Otra opción es optar por utilizar unos neumáticos de invierno con los que no es necesario el uso de cadenas y nos servirán también en ocasiones de lluvia y con temperaturas más bajas. 

Si nos decantamos por unas cadenas metálicas, seguiremos estos sencillos pasos: 1º. Desabrochar el aro rígido colocando la cadena hacia la parte interior de la rueda. 2º. Abrochar el aro desplazando la cadena a la zona exterior para que cubra la parte lateral de la misma. 3º. Apretar y fijar los enganches. El montaje debe ser en el eje motriz, exceptuando a los vehículos 4x4, en los que las colocaremos en el eje delantero. Una vez montadas, estaremos listos para ponernos en marcha.

Consejos de conducción con climatología adversa

  • Cambio de neumáticos. Lo recomendable es realizar un cambio cada cinco años. De forma adicional, podremos hacer una revisión periódica de las llantas y flancos ya que la goma tiende a desgastarse con el paso de los años.
  • Uso de cadenas sin nieve. En el momento en el que pasemos el tramo con gran cantidad de nieve, tendremos que quitar las cadenas para evitar que el asfalto y los neumáticos se deterioren. Esto hará que circulemos con mucha más seguridad.
  • Pisar nieve o ir por zonas limpias. Generalmente, lo mejor en estos casos es seguir las marcas de los neumáticos que otros vehículos hayan dejado previamente, evitando de esta manera posibles deslizamientos.
  • Patinar y frenar. En primer lugar, intentaremos anticiparnos a lo que va a ocurrir según el terreno por el que estemos circulando. Si nos encontrásemos ante una situación en la que inevitablemente patinemos, habrá que frenar con suavidad sin realizar movimientos bruscos con el volante manteniendo la calma.
  • Distancia de seguridad. Es muy recomendable aumentar la distancia de seguridad en caso de nieve o hielo e incluso con lluvia y niebla. En estas ocasiones la visibilidad es más reducida y, si se da el caso de tener que realizar una frenada de emergencia, será mejor mientras guardemos la distancia correcta.
  • Usar marchas cortas o largas. Utilizaremos las que mejor se adapten a la velocidad que llevemos en ese momento. Si bajamos una pendiente, será mejor utilizar una marcha corta y, al contrario, si subimos una rampa, es mejor hacerlo con marchas largas para que la adherencia de los neumáticos se adapte al nivel de aceleración en ese preciso instante.

En invierno... precaución al volante y, siempre que sea necesario, consultar el tiempo y el estado de las carreteras.

También te puede interesar:



FÉNIX DIRECTO ® Seguros

9 de octubre de 2013

¿Está nuestro coche preparado para las estaciones más frías del año?

Cómo preparar el coche de cara al invierno - Fénix Directo



Ahora que ya ha comenzado el otoño y que dentro de poco nos acompañará la lluvia, la nieve y el hielo, nos gustaría dar algunos consejos para evitar posibles averías de cara al frío que, al mismo tiempo, alargarán la vida de nuestro vehículo.


  • Anticongelante. Añadir el nivel suficiente al líquido que se encarga de enfriar el motor. Esto evitará que algunos elementos del coche acaben congelados o corroídos. Tendremos que revisar siempre su nivel y rellenarlo para cuidar el circuito de refrigeración.
  • Batería. Asegurarnos de que cuenta con la energía adecuada para poder arrancar durante los meses más duros del año.
  • Frenos. Comprobar su correcto funcionamiento con una puesta a punto si fuera necesario para asegurarnos de que la frenada sea óptima en caso de lluvia o nieve.
  • Elementos de emergencia. Llevar siempre los que sean necesarios en la guantera y maletero, tales como: un rascador de hielo, una linterna, los triángulos de emergencia y herramientas.
  • Cadenas. Ver que éstas se ajusten y adapten a los neumáticos que llevamos en nuestro coche.
  • Aceite. Comprobar el nivel y la viscosidad que presenta y rellenarlo o cambiarlo cuando sea necesario limpiando el filtro del mismo.
  • Luces de cruce, largas y antinieblas. Observar que estén en perfecto estado ya que vamos a contar con menos horas de sol. Al haber más oscuridad y peor visibilidad, es conveniente encenderlas también durante el día para una mejor visibilidad.
  • Neumáticos. Ver la presión que tienen, ajustarla e incluso hacernos con unos neumáticos de lluvia y/o nieve si normalmente viajamos por zonas que presentan temperaturas más bajas.
  • Parabrisas. Éstos deben funcionar correctamente ya que en casos de precipitaciones van a ser nuestros mejores aliados ayudándonos a tener un mejor campo de visión.
  • Motor. Calentarlo al arrancar para que las piezas cojan calor y el sistema mecánico del coche no sufra en exceso.
  • Sistema antivaho y calefacción. Asegurarnos de que funcionen correctamente para evitar que los cristales y lunas se empañen mientras conducimos. De esta manera, también nos desharemos del hielo en el parabrisas.
Generalmente, lo más adecuado es ir observando cualquier avería que pueda surgir con posibilidades de ir a peor durante los próximos meses. Así, estaremos a tiempo de repararlas adelantándonos a las malas temperaturas.

Otros consejos en caso de lluvia: evitar el aquaplanning y los derrapes reduciendo la velocidad en terreno resbaladizo. En caso de niebla: utilizar las luces de cruce y las antiniebla ya que unas complementan a las otras y antes de maniobrar, frenar o hacer algún giro, señalizar aún con más antelación. En caso de viento fuerte: aminorar la marcha y prestar especial atención a la dirección del coche una vez que hayamos pasado una zona cubierta y protegida. A su vez, al encontrarnos con vehículos largos y de grandes dimensiones, extremaremos la precaución.

Nunca está de más tomar todas estas medidas comprobando el correcto funcionamiento del sistema del coche. A la larga, nos será rentable y ganaremos en seguridad. Nos ahorrará averías y algún que otro disgusto por tener que reparar el elemento que esté fallando.

¡Ánimo y feliz otoño-invierno!

FÉNIX DIRECTO ® Seguros

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto