Mostrando entradas con la etiqueta niebla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta niebla. Mostrar todas las entradas

6 de septiembre de 2017

Tipos de luces y cuándo utilizarlas


Tipos de luces y cuándo utilizarlas - Fénix Directo Blog

Las luces del vehículo constituyen un elemento más de su seguridad, ya que gracias a ellas podemos ver en condiciones de baja visibilidad y también avisar a los demás conductores de nuestra presencia o maniobras.

Pero un mal uso del alumbrado no sólo puede suponer un riesgo sino también puede conllevar sanciones.

Desde Fénix Directo nos preocupamos por tu seguridad y te contamos qué tipo de luces hay en un vehículo y cuándo o cómo se deben utilizar de forma correcta.

Luces principales:

  • Luces de corto alcance (también llamadas de cruce o cortas): son de color blanco, de noche se usan siempre (hay que encenderlas antes de que haya anochecido y no quitarlas hasta que haya amanecido por completo). De día, en situaciones climatológicas adversas y además en túneles, carriles reversibles, adicionales y habilitados para circular en sentido contrario. Deben iluminar al menos 40m sin deslumbrar al contrario. Es aconsejable aunque no obligatorio, llevarlas también de día, aunque hay vehículos que incorporan un tipo especial de luces para este caso.
  • Luces de largo alcance (largas o de carretera): de color blanco, se utilizan sólo en vías interurbanas y en túneles con poca iluminación, tienen que alumbrar la vía a una distancia mínima de 100m en condiciones normales y las debe encender todo vehículo a más de 40km/h cuando no pueda leer la placa de matrícula a 10m o no se distinga un vehículo oscuro a 50m de distancia. Se pueden usar mediante ráfagas cortas para avisar de ciertas acciones, como un adelantamiento. Siempre que haya posibilidad de deslumbrar al contrario, se cambiarán por las cortas y nunca se deben encender con niebla, porque rebotan y deslumbran.
  • Luces de posición: indican la presencia del vehículo y su anchura. De color blanco las delanteras, rojo las traseras, normalmente se encienden de forma automática cuando se activan alguna de las anteriores. Deben ser visibles a más de 300m de distancia en condiciones normales.
Es obligatorio que todos los vehículos lleven 2 delante y 2 detrás, excepto ciclomotores y motos, que sólo será 1 y 1.

Luces complementarias:

  • Luces antiniebla: son un refuerzo luminoso para condiciones de climatología intensa (niebla espesa, nieve intensa o lluvia abundante) como añadido a las luces normales. Las traseras son obligatorias en todos los vehículos excepto motocicletas, son de color rojo muy potentes y sólo deben usarse en ocasiones especialmente desfavorables ya que pueden molestar a los demás vehículos. Las delanteras son opcionales, de color amarillo o blanco, muy útiles en vías estrechas y con curvas.
  • Intermitentes: como su propio nombre indica, se trata de luces que parpadean, normalmente tono anaranjado y se usan para advertir de que tenemos intención de realizar una maniobra a un lado u otro, pero en ningún caso dan prioridad, simplemente tienen función informativa. Son obligatorios por lo menos 2 y siempre en número par.
  • Luces de emergencia: advierten de un peligro momentáneo o riesgo que puede suponer el vehículo por encontrarse en una situación anómala, de avería, accidente, etc. Son los 4 intermitentes parpadeando a la vez 
  • Luces de frenado: indican a los demás conductores que estamos utilizando el freno de servicio (de pie, de pedal), son rojas, se sitúan en la parte trasera, 1 o 2 dependiendo del tipo de vehículo, más potentes que las de posición y se pueden combinar con las de emergencia para avisar de una frenada de emergencia. Son obligatorias en todos los vehículos y además la normativa contempla opcionalmente la instalación de una tercera luz de freno en el plano longitudinal medio del cristal trasero y por encima de las dos luces de frenado.
  • Luz de marcha atrás: se sitúan en la parte trasera, de color blanco y se iluminan cuando metemos la marcha. Avisan a los conductores y viandantes de que estamos realizando dicha maniobra, además de facilitarnos la visibilidad en esa parte. Obligatorias para todos los vehículos excepto maquinaria agrícola y otros especiales.
  • Luces de estacionamiento: son opcionales para vehículos hasta 6m y 2m de ancho, en el resto están prohibidas. Pueden ser 2 o 4, blancas delante, rojas detrás y amarillas en los laterales.
  • Luz en la placa posterior de matrícula: obligatoria para todos los vehículos, consiste en una luz blanca que ilumina la matrícula de atrás para permitir leerla en condiciones normales a 20m con el vehículo detenido.
  • Luces interiores: destinadas a la iluminación del habitáculo del vehículo, de color blanco y obligatorias en todo vehículo destinado al servicio público de viajeros, opcional en el resto, siempre y cuando no moleste o deslumbre al resto de usuarios de la vía.

Recuerda que es fundamental mantener el alumbrado en perfectas condiciones, revisar todos los componentes con frecuencia y regular la altura de los faros según la carga del vehículo.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí 

12 de diciembre de 2016

Consejos para conducir con niebla

Consejos y recomendaciones para conducir con niebla - Fénix Directo Seguros

En estos días cercanos al invierno, la niebla aparece frecuentemente y supone uno de los fenómenos más peligrosos para conducir, ya que si no se mantiene la distancia de seguridad adecuada, puede provocar aparatosos y graves accidentes en cadena.

Para todo fenómeno meteorológico adverso se aplica siempre la misma máxima: "ver y ser vistos".

Teniendo en cuenta ese principio hay que actuar en consecuencia, usando adecuadamente el alumbrado.


A continuación te detallamos las actuaciones a seguir si te encuentras con niebla en la carretera:
  • Enciende las luces de cruce y posición.
  • En ningún caso se deben encender las luces de largo alcance, porque con la partículas de agua en suspensión la luz rebota.
  • Si la niebla es muy espesa, las antiniebla traseras son obligatorias. También se puede usar con nieve o lluvia, pero sólo si son de intensidad considerable. Si son ligeras, hay que apagarlas para no deslumbrar.
  • Se considera visibilidad reducida cuando no se ve más allá de 100 metros. Con niebla muy intensa, es posible que no se vea a más de 20 metros. En este caso, también hay que encender las antiniebla delanteras para ver mejor la carretera y ser vistos. Se deben apagar en cuanto mejore la visibilidad.
  • Activa el sistema antivaho, las lunetas térmicas y acciona los parabrisas.
  • Guíate por las marcas centrales y laterales de la carretera.
  • Siempre hay que adecuar la velocidad al campo de visión y reducirla tanto como sea necesario.
  • Además de la baja visibilidad, otro problema es la calzada resbaladiza. Y si las temperaturas bajan de los 0 grados, podría helarse y convertirse en una pista deslizante: con ABS frena a fondo. Si son frenos normales, reduce la presión para no quedarte sin dirección.
  • Si te encuentras con un obstáculo imprevisto o un coche demasiado cerca, frena, gira el volante hacia una vía de escape y regresa al carril tan pronto como sea posible. Si no lo es, apártate de la calzada y para, hasta que las condiciones sean suficientemente seguras como para reanudar la marcha.
  • En caso de tener que usar los triángulos para señalizar, debes colocar uno a 50 metros visible desde atrás y otro a 50 metros por delante. Y siempre que salgas del vehículo, ponte el chaleco reflectante.
Y recuerda, conducir tranquilamente, sin prisas ni estrés, aporta seguridad y tener una buena asistencia en carretera siempre da tranquilidad extra.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

21 de noviembre de 2016

Circular con las luces encendidas durante el día

Conducir con las luces durante el día
Durante los meses invernales, la niebla, la lluvia o las nevadas y las pocas horas de luz obligan a los conductores a forzar sus sentidos al volante. Por este motivo es fundamental ver y ser visto.

En estas situaciones en que las condiciones climatológicas son adversas, la DGT aconseja circular con las luces de cruce incluso durante el día, especialmente cuando circulamos por carretera.

Todos los estudios indican que un coche con las luces encendidas es percibido por el ojo al doble de distancia. Las luces generan un mayor contraste y hacen que sea mucho más fácil calcular correctamente la distancia a la que circula un coche facilitando maniobras especialmente peligrosas como los adelantamientos.

Las principales ventajas del empleo de las luces durante el día son las siguientes:

  • Permiten detectar la presencia de otros vehículos con mayor antelación y distinguirlos de los que están parados.
  • Aumenta la visibilidad de nuestro vehículo. Un coche con las luces encendidas es visible es visible desde 240 metros de distancia incluso en condiciones de lluvia y niebla. Esta distancia se reduciría a la mitad en caso de llevarlas apagadas.
  • Mayor comodidad para los conductores. Acostumbrarse a circular con luces diurnas fuera del tráfico urbano evitará tener que estar pendientes de encenderlas al entrar en un túnel o si empieza a llover, lo que permite al conductor centrar su atención en otros aspectos de la conducción. Al reducir el estrés en la conducción aumentamos la seguridad del tráfico.
  • Evitar el riesgo en situaciones críticas. Los bancos de niebla, las nubes de polvo o la lluvia intensa son situaciones imprevistas en las que, en muchas ocasiones, los conductores no tienen tiempo suficiente para reaccionar. Olvidarse de encender las luces en alguna de estas situaciones es más común de lo que pensamos, por ello llevar las luces encendidas siempre ayudará a evitar posibles accidentes.
  • Evitar sanciones. Es posible que olvidemos poner las luces al atravesar un banco de niebla inesperado o al circular por un túnel, encender las luces siempre evitaría poder ser multado en cualquiera de estas situaciones.

Para algunos circular con luces durante el día también tiene inconvenientes relacionados con el aumento de consumo de combustible, el desgaste del alternador, el desgaste de las lámparas o el oscurecimiento de los faros.  En cualquier caso, desde el punto de vista de la seguridad vial circular con luces diurnas o luces de cruce es más que aconsejable.

La DGT insiste en la necesidad de revisar los sistemas de alumbrado y recuerda que en caso de avería del alumbrado durante la conducción, deberá reducirse la velocidad hasta que el vehículo pueda detenerse en una zona iluminada.


Más Información

7 de noviembre de 2016

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoñoEl otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


11 de junio de 2015

Cómo circular con lluvia

circular con lluvia

En estaciones de tiempo inestable, podemos vernos sorprendidos por intensas lluvias, granizo u otros fenómenos atmosféricos adversos.

Para que no te pille desprevenido el mal tiempo, ten en cuenta unas simples pautas para reaccionar en caso de encontrarte con una tormenta inesperada y poder adecuar tu conducción a las circunstancias.

La buena visibilidad es fundamental, sigue el lema "ver y ser vistos", así como el funcionamiento correcto de limpiaparabrisas, las luces (intensidad y reglaje) y el perfecto estado de los neumáticos para asegurar un mejor agarre al pavimento.

LLUVIA Y/O GRANIZO
  • Encender las luces cortas (de cruce).
  • Para evitar que se empañen los cristales, usar el limpiaparabrisas y activar el aire o calefacción según convenga.
  • Evitar adelantamientos innecesarios y frenazos bruscos, puede producirse aquaplanning, y mantener siempre la distancia de seguridad conveniente para no ocasionar efecto spray (salpicar a los demás coches).
  • Si hay una balsa de agua, hay que sujetar bien el volante, y no acelerar ni frenar, pasar suavemente.
  • Si la tormenta impide la correcta visibilidad, es mejor detener la marcha en un lugar seguro y esperar a que pase.
  • Extremar la atención en caso de granizo y anticiparse a las curvas, especialmente peligrosas en estas circunstancias.

NIEBLA
  • Encender las luces cortas (de cruce) para ver bien y ser visto, las antiniebla delanteras en caso de mala visibilidad y las traseras sólo en condiciones extremas donde no se vea apenas, porque son muy potentes y pueden deslumbrar al resto de vehículos.
  • Evitar adelantamientos innecesarios y frenazos bruscos, mantener siempre la distancia de seguridad conveniente, no pegarse al vehículo delantero.
  • Ante una emergencia, encender las luces de aviso, las antiniebla y retirarse de la carretera en la medida de lo posible.
  • Circular siempre que se pueda, por el carril derecho y extremar la precaución en curvas.

Y sobre todo, hay que mantener la calma y ser prudentes.

Más información:

> Conducir con mal tiempo
> Inundaciones en la vía

FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

9 de octubre de 2013

¿Está nuestro coche preparado para las estaciones más frías del año?

Cómo preparar el coche de cara al invierno - Fénix Directo



Ahora que ya ha comenzado el otoño y que dentro de poco nos acompañará la lluvia, la nieve y el hielo, nos gustaría dar algunos consejos para evitar posibles averías de cara al frío que, al mismo tiempo, alargarán la vida de nuestro vehículo.


  • Anticongelante. Añadir el nivel suficiente al líquido que se encarga de enfriar el motor. Esto evitará que algunos elementos del coche acaben congelados o corroídos. Tendremos que revisar siempre su nivel y rellenarlo para cuidar el circuito de refrigeración.
  • Batería. Asegurarnos de que cuenta con la energía adecuada para poder arrancar durante los meses más duros del año.
  • Frenos. Comprobar su correcto funcionamiento con una puesta a punto si fuera necesario para asegurarnos de que la frenada sea óptima en caso de lluvia o nieve.
  • Elementos de emergencia. Llevar siempre los que sean necesarios en la guantera y maletero, tales como: un rascador de hielo, una linterna, los triángulos de emergencia y herramientas.
  • Cadenas. Ver que éstas se ajusten y adapten a los neumáticos que llevamos en nuestro coche.
  • Aceite. Comprobar el nivel y la viscosidad que presenta y rellenarlo o cambiarlo cuando sea necesario limpiando el filtro del mismo.
  • Luces de cruce, largas y antinieblas. Observar que estén en perfecto estado ya que vamos a contar con menos horas de sol. Al haber más oscuridad y peor visibilidad, es conveniente encenderlas también durante el día para una mejor visibilidad.
  • Neumáticos. Ver la presión que tienen, ajustarla e incluso hacernos con unos neumáticos de lluvia y/o nieve si normalmente viajamos por zonas que presentan temperaturas más bajas.
  • Parabrisas. Éstos deben funcionar correctamente ya que en casos de precipitaciones van a ser nuestros mejores aliados ayudándonos a tener un mejor campo de visión.
  • Motor. Calentarlo al arrancar para que las piezas cojan calor y el sistema mecánico del coche no sufra en exceso.
  • Sistema antivaho y calefacción. Asegurarnos de que funcionen correctamente para evitar que los cristales y lunas se empañen mientras conducimos. De esta manera, también nos desharemos del hielo en el parabrisas.
Generalmente, lo más adecuado es ir observando cualquier avería que pueda surgir con posibilidades de ir a peor durante los próximos meses. Así, estaremos a tiempo de repararlas adelantándonos a las malas temperaturas.

Otros consejos en caso de lluvia: evitar el aquaplanning y los derrapes reduciendo la velocidad en terreno resbaladizo. En caso de niebla: utilizar las luces de cruce y las antiniebla ya que unas complementan a las otras y antes de maniobrar, frenar o hacer algún giro, señalizar aún con más antelación. En caso de viento fuerte: aminorar la marcha y prestar especial atención a la dirección del coche una vez que hayamos pasado una zona cubierta y protegida. A su vez, al encontrarnos con vehículos largos y de grandes dimensiones, extremaremos la precaución.

Nunca está de más tomar todas estas medidas comprobando el correcto funcionamiento del sistema del coche. A la larga, nos será rentable y ganaremos en seguridad. Nos ahorrará averías y algún que otro disgusto por tener que reparar el elemento que esté fallando.

¡Ánimo y feliz otoño-invierno!

FÉNIX DIRECTO ® Seguros

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto