Mostrando entradas con la etiqueta maniobras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta maniobras. Mostrar todas las entradas

8 de noviembre de 2013

Adelantamientos seguros, ¿cómo realizar la maniobra?

Maniobra de adelantamiento - Fénix Directo

Cuando adelantamos, ponemos en práctica una maniobra en la que nos disponemos a rebasar al vehículo que se encuentra justo delante nuestra y que circula a menos velocidad. Antes de iniciar este movimiento, habrá que cerciorarse de las condiciones y situación de la vía para proceder a realizar el adelantamiento con total seguridad.

Indistintamente del tipo de vía por la que circulemos, ya sea autovía, autopista o carretera convencional de doble sentido, tendremos que tener en cuenta una serie de cosas:



- No nos posicionaremos cerca del vehículo que circula delante nuestra, ya que aparte de estar cometiendo una infracción, no dispondremos del ángulo de visibilidad necesario y nuestro campo de visión se verá reducido.

- Comprobaremos siempre  los espejos retrovisores viendo que ningún otro vehículo se encuentre realizando la misma maniobra ni que circule por el carril izquierdo a mayor velocidad que nosotros.

- Una vez sobrepasado el vehículo, dejaremos distancia suficiente entre ambos al incorporarnos de nuevo al carril derecho, observando por los retrovisores que la figura del coche adelantado se encuentra a una distancia prudente del nuestro.

- El adelantamiento en sí lo haremos de forma gradual, evitando que el resto de conductores tenga que modificar su trayectoria o aminorar la marcha.

¿Cómo efectuar la maniobra?

  • Rápidamente
  • Con decisión
  • Sin realizar movimientos bruscos
  • Acelerando y en la marcha adecuada
  • Informando mediante los indicadores de dirección nuestro desplazamiento
  • Manteniendo la distancia de seguridad
  • Siempre por el carril izquierdo, a una velocidad y distancia adecuada del otro vehículo, que finalmente quedará a nuestra derecha
  • Asegurándonos de que disponemos de la visibilidad adecuada antes de iniciar el adelantamiento
  • Cerciorándonos de que la llevamos a cabo en los tramos en los que la señalización lo permite

Excepciones

En los casos en los que vayamos a adelantar fuera de poblado a vehículos de dos ruedas, peatones o vehículos de tracción animal, tendremos que dejar más distancia de seguridad lateral (como mínimo 1,5 metros) invadiendo una mayor parte del carril contiguo. Además, no debemos olvidar que no está permitido adelantar cuando nos encontramos en pasos a nivel, intersecciones, puentes, curvas, túneles, pasos de peatones y cambios de rasante.

Si somos nosotros el vehículo adelantado, intentaremos, en la medida de lo posible, ajustarnos al borde derecho de la calzada. Nunca aumentaremos la velocidad sino que mantendremos el ritmo que llevamos para facilitar la maniobra y no entorpecer al otro vehículo.

Una vez interiorizados estos consejos, no tendremos que pensar en la maniobra de adelantamiento como un momento de tensión al volante sino que podremos aprovechar para poner en práctica estas medidas disfrutando de una conducción segura.

FÉNIX DIRECTO ® Seguros

4 de noviembre de 2013

Carriles de aceleración y deceleración

Carriles de cambio de velocidad - Fénix Directo







Los carriles de aceleración y deceleración, también conocidos como carriles de cambio de velocidad, se utilizan para incorporarnos a una vía rápida o para efectuar la salida de la misma.



Carril de aceleración

Se trata del carril que sirve para incorporarnos a la circulación y facilitarnos esta maniobra. Todo conductor que desee acceder a una vía más rápida, incorporándose desde otra por la que circule a menor velocidad, deberá cerciorarse de que lo hace correctamente, sin ser un obstáculo para el resto de usuarios de la vía y respetando las normas de circulación. Por tanto, habrá que seguir una serie de pasos:

  • Detenernos al comienzo del carril en caso de ser necesario. Si es que la incorporación no puede efectuarse de forma segura y correcta, tendremos que ceder el paso para poder incorporarnos a la calzada posteriormente, cuando la maniobra sea más clara.
  • Observar el estado del tráfico. Comprobar la circulación, la dirección y la velocidad que el resto de vehículos lleva. Si estos nos impidieran la incorporación, esperaremos hasta encontrar el momento adecuado.
  • Acelerar. Aumentaremos el ritmo de la marcha hasta llegar a una velocidad adecuada que se adapte al tipo de vía para proceder a incorporarnos. Cuando llegue el momento, accederemos al carril correspondiente siguiendo las medidas de seguridad oportunas, haciendo uso de los intermitentes.
  • Facilitar la incorporación. El resto de conductores, ya presentes en la vía, deberán facilitar la incorporación al coche o la moto que entre por el carril de aceleración, cambiándose al carril situado en su izquierda, siempre que esta maniobra sea posible o levantando el pie del acelerador.

Carril de deceleración

Es el carril del que haremos uso cuando queramos abandonar la autopista o autovía. Una vez que tomemos nuestra salida, nos amoldaremos a la nueva situación y zona por la que vayamos a circular.

Habrá que conducir más despacio y adaptar la velocidad, teniendo en mente que posiblemente lleguemos a alguna rotonda con circulación giratoria en la que la velocidad se ve reducida notablemente. También será posible encontrarnos en una vía de doble sentido con coches en dirección contraria, cambios de sentido e intersecciones.

En este caso, lo mismo ocurrirá al tener que abandonar la vía tomando el carril de deceleración:

  • Advertir ópticamente. Señalizaremos correctamente nuestra próxima acción al volante, indicando al resto de usuarios que vamos a abandonar la vía rápida en cuestión.
  • No esperar al último momento. No será necesario esperar al último instante para cambiar al carril de deceleración. Habrá que intentar tomar la salida con unos segundos de antelación, haciendo de nuestra maniobra un movimiento seguro ante todo.
  • No frenar antes de entrar en el carril de deceleración. Una vez dentro del mismo, ya podremos ir reduciendo la velocidad y las marchas correspondientes sin agobiarnos. No es recomendable caer en las prisas, puesto que siempre habrá tiempo suficiente para amoldarnos al ritmo y al tráfico de la siguiente calzada a la que vayamos a entrar.
  • No invadir el arcén a la hora de entrar en este carril. No debemos ocupar parte de las zonas y carriles exteriores ya que hay espacio suficiente para abandonar la vía rápida.

FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto