Mostrando entradas con la etiqueta lluvia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lluvia. Mostrar todas las entradas

17 de febrero de 2017

Ventajas de los neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno - Fénix Directo Seguros Blog

En época invernal, dadas las condiciones meteorológicas adversas, aumenta el riesgo al circular.

La lluvia, el hielo o la nieve son factores que producen una pérdida de agarre mayor en los neumáticos.

Para situaciones especiales u ocasionales, las cadenas de nieve pueden sacar de un apuro.

Pero si te encuentras en una zona donde nieva frecuentemente y las carreteras son poco transitables o peligrosas, lo más recomendable es colocar neumáticos específicos de invierno.

Además, hay países europeos donde exigen su uso para poder circular por sus vías.

A continuación te contamos las características de estos neumáticos y sus ventajas.

Sus principales diferencias con los neumáticos normales son:
  • Tienen un dibujo más estriado, laminado, anguloso y con más recortes, para favorecer el agarre a la calzada y expulsar el agua.
  • Están compuestos de caucho más flexible ante bajas temperaturas.
Ventajas de los neumáticos de invierno:
  • Más cómodos que las cadenas, pues se instalan al principio de la estación fría y no se cambian hasta que acaba.
  • Menor riesgo que las cadenas, mucha gente no sabe montarlas bien, se pierde tiempo y se corre riesgo en la carretera mientras se ponen.
  • Las cadenas pueden dañar al neumático, así con los neumáticos de invierno se evitan averías.
  • Tienen mejor adherencia, tracción y frenada, proporcionan más seguridad.
  • Al principio, comprar estos neumáticos puede suponer un gasto extra, al tener dos pares más, pero como se combina su uso, la duración también será doble, siempre y cuando los que no se utilizan se almacenen y conserven correctamente.
  • Lo recomendable es ponerlos en octubre y cambiarlos en marzo, pues usarlos en estaciones cálidas supondría mayor desgaste y peor rendimiento.
  • Sobre todo compensan en zonas de montaña, donde nieva o hiela a menudo.
  • No sólo sirven sobre nieve, en superficies secas o mojadas con temperaturas inferiores a 7º tienen muy buen funcionamiento.
  • Tienen menor riesgo de aquaplaning porque expulsan bien el agua.
Suelen costar un 10% más que los neumáticos comunes. Teniendo en cuenta estos datos, puedes valorar si te conviene sustituirlos.

En una próxima entrada, hablaremos sobre su uso obligado en algunos países europeos y las sanciones por no llevarlos.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

20 de enero de 2017

Consejos para conducir con lluvia o granizo de forma segura

Fénix Directo blog - Consejos conducir lluvia o granizo

En esta época invernal de clima inestable y cambiante, podemos encontrarnos con fenómenos meteorológicos adversos inesperados.

Si comienza a llover o granizar con relativa intensidad, conviene extremar la precaución y seguir unas pautas.

A continuación vamos a describir cada circunstancia y los pasos o recomendaciones a seguir para aumentar la seguridad circulando.



Lluvia
  • Según en qué zonas, la lluvia es bastante frecuente. 
  • Dependiendo de su intensidad, limita mucho la visibilidad y obliga a usar constantemente el limpiaparabrisas.
  • Durante un periodo prolongado y en abundancia, se puede acumular agua en la carretera y formar balsas.
  • Hay que tener especial cuidado con el "aquaplaning" y las balsas de agua.
Granizo
  • Es un fenómeno poco habitual pero muy molesto y peligroso, precisamente por su escasa frecuencia.
  • Es súbito e inesperado y puede producirse en cualquier época del año.
  • Su ruido al golpear con el coche aumenta el estrés.
  • Reduce la adherencia de los neumáticos a la carretera por el frío del hielo y la forma redondeada del granizo, creando un efecto resbaladizo.
Recomendaciones generales
  • Ante cualquier fenómeno meteorológico adverso, seguir siempre el lema "ver y ser visto", por lo tanto, hay que encender las luces de cruce.
  • Encender el sistema de calefacción para evitar el vaho y que se empañen los cristales. 
  • Usar el limpiaparabrisas a la velocidad adecuada según la intensidad de precipitación.
  • Hay que aumentar la distancia de seguridad para no provocar un accidente si se pierde el control del vehículo y para no hacer efecto "spray" a otros vehículos.
  • También se debe reducir la velocidad.
  • Evitar adelantamientos si no son estrictamente necesarios.
  • No frenar bruscamente, se puede producir "aquaplaning" y perder el control del coche o derrape con granizo.
  • Ante una balsa de agua, no frenar de repente, sujetar bien el volante y pasar despacio.
  • En las curvas, especial atención y anticipación.
  • Si la lluvia o el granizo son muy intensos e impiden la visibilidad, mejor detener la marcha en un lugar seguro fuera de la carretera, y reanudarla cuando mejore el tiempo. Nunca hay que detenerse en túneles o bajo puentes entorpeciendo la circulación.
  • Evitar pisar las líneas blancas de la carretera.
Y ante todo, sentido común y tranquilidad. Son los mejores aliados de una conducción segura.

Otros temas de interés



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

21 de noviembre de 2016

Circular con las luces encendidas durante el día

Conducir con las luces durante el día
Durante los meses invernales, la niebla, la lluvia o las nevadas y las pocas horas de luz obligan a los conductores a forzar sus sentidos al volante. Por este motivo es fundamental ver y ser visto.

En estas situaciones en que las condiciones climatológicas son adversas, la DGT aconseja circular con las luces de cruce incluso durante el día, especialmente cuando circulamos por carretera.

Todos los estudios indican que un coche con las luces encendidas es percibido por el ojo al doble de distancia. Las luces generan un mayor contraste y hacen que sea mucho más fácil calcular correctamente la distancia a la que circula un coche facilitando maniobras especialmente peligrosas como los adelantamientos.

Las principales ventajas del empleo de las luces durante el día son las siguientes:

  • Permiten detectar la presencia de otros vehículos con mayor antelación y distinguirlos de los que están parados.
  • Aumenta la visibilidad de nuestro vehículo. Un coche con las luces encendidas es visible es visible desde 240 metros de distancia incluso en condiciones de lluvia y niebla. Esta distancia se reduciría a la mitad en caso de llevarlas apagadas.
  • Mayor comodidad para los conductores. Acostumbrarse a circular con luces diurnas fuera del tráfico urbano evitará tener que estar pendientes de encenderlas al entrar en un túnel o si empieza a llover, lo que permite al conductor centrar su atención en otros aspectos de la conducción. Al reducir el estrés en la conducción aumentamos la seguridad del tráfico.
  • Evitar el riesgo en situaciones críticas. Los bancos de niebla, las nubes de polvo o la lluvia intensa son situaciones imprevistas en las que, en muchas ocasiones, los conductores no tienen tiempo suficiente para reaccionar. Olvidarse de encender las luces en alguna de estas situaciones es más común de lo que pensamos, por ello llevar las luces encendidas siempre ayudará a evitar posibles accidentes.
  • Evitar sanciones. Es posible que olvidemos poner las luces al atravesar un banco de niebla inesperado o al circular por un túnel, encender las luces siempre evitaría poder ser multado en cualquiera de estas situaciones.

Para algunos circular con luces durante el día también tiene inconvenientes relacionados con el aumento de consumo de combustible, el desgaste del alternador, el desgaste de las lámparas o el oscurecimiento de los faros.  En cualquier caso, desde el punto de vista de la seguridad vial circular con luces diurnas o luces de cruce es más que aconsejable.

La DGT insiste en la necesidad de revisar los sistemas de alumbrado y recuerda que en caso de avería del alumbrado durante la conducción, deberá reducirse la velocidad hasta que el vehículo pueda detenerse en una zona iluminada.


Más Información

7 de noviembre de 2016

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoñoEl otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


11 de junio de 2015

Cómo circular con lluvia

circular con lluvia

En estaciones de tiempo inestable, podemos vernos sorprendidos por intensas lluvias, granizo u otros fenómenos atmosféricos adversos.

Para que no te pille desprevenido el mal tiempo, ten en cuenta unas simples pautas para reaccionar en caso de encontrarte con una tormenta inesperada y poder adecuar tu conducción a las circunstancias.

La buena visibilidad es fundamental, sigue el lema "ver y ser vistos", así como el funcionamiento correcto de limpiaparabrisas, las luces (intensidad y reglaje) y el perfecto estado de los neumáticos para asegurar un mejor agarre al pavimento.

LLUVIA Y/O GRANIZO
  • Encender las luces cortas (de cruce).
  • Para evitar que se empañen los cristales, usar el limpiaparabrisas y activar el aire o calefacción según convenga.
  • Evitar adelantamientos innecesarios y frenazos bruscos, puede producirse aquaplanning, y mantener siempre la distancia de seguridad conveniente para no ocasionar efecto spray (salpicar a los demás coches).
  • Si hay una balsa de agua, hay que sujetar bien el volante, y no acelerar ni frenar, pasar suavemente.
  • Si la tormenta impide la correcta visibilidad, es mejor detener la marcha en un lugar seguro y esperar a que pase.
  • Extremar la atención en caso de granizo y anticiparse a las curvas, especialmente peligrosas en estas circunstancias.

NIEBLA
  • Encender las luces cortas (de cruce) para ver bien y ser visto, las antiniebla delanteras en caso de mala visibilidad y las traseras sólo en condiciones extremas donde no se vea apenas, porque son muy potentes y pueden deslumbrar al resto de vehículos.
  • Evitar adelantamientos innecesarios y frenazos bruscos, mantener siempre la distancia de seguridad conveniente, no pegarse al vehículo delantero.
  • Ante una emergencia, encender las luces de aviso, las antiniebla y retirarse de la carretera en la medida de lo posible.
  • Circular siempre que se pueda, por el carril derecho y extremar la precaución en curvas.

Y sobre todo, hay que mantener la calma y ser prudentes.

Más información:

> Conducir con mal tiempo
> Inundaciones en la vía

FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto