Mostrando entradas con la etiqueta hielo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hielo. Mostrar todas las entradas

17 de febrero de 2017

Ventajas de los neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno - Fénix Directo Seguros Blog

En época invernal, dadas las condiciones meteorológicas adversas, aumenta el riesgo al circular.

La lluvia, el hielo o la nieve son factores que producen una pérdida de agarre mayor en los neumáticos.

Para situaciones especiales u ocasionales, las cadenas de nieve pueden sacar de un apuro.

Pero si te encuentras en una zona donde nieva frecuentemente y las carreteras son poco transitables o peligrosas, lo más recomendable es colocar neumáticos específicos de invierno.

Además, hay países europeos donde exigen su uso para poder circular por sus vías.

A continuación te contamos las características de estos neumáticos y sus ventajas.

Sus principales diferencias con los neumáticos normales son:
  • Tienen un dibujo más estriado, laminado, anguloso y con más recortes, para favorecer el agarre a la calzada y expulsar el agua.
  • Están compuestos de caucho más flexible ante bajas temperaturas.
Ventajas de los neumáticos de invierno:
  • Más cómodos que las cadenas, pues se instalan al principio de la estación fría y no se cambian hasta que acaba.
  • Menor riesgo que las cadenas, mucha gente no sabe montarlas bien, se pierde tiempo y se corre riesgo en la carretera mientras se ponen.
  • Las cadenas pueden dañar al neumático, así con los neumáticos de invierno se evitan averías.
  • Tienen mejor adherencia, tracción y frenada, proporcionan más seguridad.
  • Al principio, comprar estos neumáticos puede suponer un gasto extra, al tener dos pares más, pero como se combina su uso, la duración también será doble, siempre y cuando los que no se utilizan se almacenen y conserven correctamente.
  • Lo recomendable es ponerlos en octubre y cambiarlos en marzo, pues usarlos en estaciones cálidas supondría mayor desgaste y peor rendimiento.
  • Sobre todo compensan en zonas de montaña, donde nieva o hiela a menudo.
  • No sólo sirven sobre nieve, en superficies secas o mojadas con temperaturas inferiores a 7º tienen muy buen funcionamiento.
  • Tienen menor riesgo de aquaplaning porque expulsan bien el agua.
Suelen costar un 10% más que los neumáticos comunes. Teniendo en cuenta estos datos, puedes valorar si te conviene sustituirlos.

En una próxima entrada, hablaremos sobre su uso obligado en algunos países europeos y las sanciones por no llevarlos.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

13 de enero de 2017

Tipos de cadenas para nieve

Tipos de cadenas para la nieve - Fénix Directo Blog

Estamos en pleno invierno y llega la época de nevadas. La Agencia Estatal de Meteorología ha emitido un documento especial advirtiendo sobre el temporal de fenómenos adversos para estos días, sobre todo nieve y viento.

Las heladas son habituales y la circulación por carretera se hace especialmente complicada. A determinadas alturas y con cotas de nieve elevadas, es obligatorio el uso de cadenas.

La dificultad para circular con nieve en carretera se clasifica en 4 niveles:


VERDE: empieza a nevar y hay que tener prudencia. No conviene circular a más de 100km/h en autopistas y autovías, y a 80km/h en el resto de vías. Los camiones no pueden adelantar y siempre deben ir por el carril derecho.

AMARILLO: la nieve comienza a cubrir la carretera y hay que tener precaución extra. Prohibido circular a camiones y vehículos articulados. Turismos y autobuses a 60km/h máximo.

ROJO: La vía está cubierta de nieve y es difícil circular. Suele producirse en puertos de montaña y el uso de cadenas es obligatorio. No pueden circular tampoco autobuses. El resto, a 30km/h.

NEGRO: la carretera es intransitable para cualquier vehículo porque hay riesgo de quedar inmovilizado.

Para estas circunstancias, existen varios tipos de cadenas que se adecuan mejor a una situación u otra o según el tipo de vehículo:
  • Metálicas: son las habituales para circular en montaña. Tienen buen agarre y son muy resistentes pero no sirven para vehículos con poco espacio entre neumático y pasaje de rueda. Sólo se montan en las ruedas motrices, o si es un vehículo de tracción trasera, en todas. Se circula a 50km/h como máximo. Dentro de las metálicas existen:
    • Cadenas de tensión manual: son las más baratas y frecuentes, pero se necesita un poco de práctica para ponerlas y hay que reajustarlas. Conviene ensayar antes de usarlas en terreno real.
    • Cadenas de tensión automática: son más caras que las anteriores, pero muy fáciles de colocar y se ajustan solas.
  • Textiles: son de poliéster y acero, se colocan como una funda para el neumático y sirven para nieve y hielo. Se puede circular como máximo a 40km/h y cuestan como las de metal automáticas.
  • Araigneés: en forma de araña, son de precio más elevado que cualquier cadena, es un novedoso sistema fácil y rápido de montar, duradero y no daña las llantas.
  • Calcetines de nieve: se pueden usar puntualmente, ocupan poco y son fáciles de poner. Se puede circular a 50km/h como máximo y conviene lavarlos tras el uso, para que duren más tiempo.
  • Spray antideslizante: es un componente líquido que se rocía sobre la banda de rodadura y funde con el neumático, proporcionando por su naturaleza química una mayor adherencia sobre nieve o hielo. Sólo se puede usar durante pocos kilómetros y produce mayor desgaste de la rueda porque al desprenderse, se lleva parte del caucho.
Si es para un uso puntual o una zona donde no nieva a menudo, los calcetines te sacarán del apuro porque se montan fácilmente y no ocupan mucho espacio.

En zonas de alta montaña donde nieva a menudo, las cadenas metálicas. Más baratas las manuales, pero más fáciles las automáticas.

Para situaciones extremas, las de araña son las mejores.

Y en todo caso, si vives en una zona donde los meses de invierno no para de nevar, considera cambiar tus neumáticos por unos específicos de invierno. En algunos países europeos, su uso es obligatorio en esta estación. Más adelante trataremos este tema.

Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

7 de noviembre de 2016

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoñoEl otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


22 de noviembre de 2013

Conducción invernal y uso de las cadenas

Conducción invernal - Fénix Directo





Si durante los meses de invierno tienes pensado realizar un viaje o desplazarte más lejos de lo habitual, te ofrecemos algunas pautas para viajar con total seguridad en caso de que las condiciones meteorológicas sean adversas.




Con hielo o nieve en carretera...

Existen 4 niveles de dificultad para circular:
  1. Verde. Empieza a nevar y no está permitido superar los 100 km/h en autopistas y autovías. Sin embargo, 80 km/h serán los permitidos en el resto de vías. En el caso de camiones, circularán siempre por la derecha sin posibilidad de realizar ningún adelantamiento.
  2. Amarillo. La calzada ya presenta tramos cubiertos de nieve. Los camiones no pueden circular bajo estas condiciones y los turismos y autobuses no deberán superar los 60 km/h.
  3. Rojo. Carretera muy cubierta. Los autobuses y camiones no pueden circular y los coches solo pueden hacerlo con cadenas o neumáticos especiales sin superar los 30 km/h.
  4. Negro. Los niveles de espesor de nieve o hielo son muy elevados y se prohíbe la circulación a todo tipo de vehículo.

El uso de las cadenas

Entre los meses de noviembre y marzo, es muy importante no olvidar llevar las cadenas siempre en el maletero. No solo cuando vayamos a pasar por un puerto de montaña sino para cualquier desplazamiento. Tendremos que elegir las más adecuadas en relación a la medida de nuestros neumáticos. 

Podemos elegir entre distintos tipos de cadenas: metálicas (eficaces y duraderas), textiles (algo más económicas y de fácil montaje), semiautomáticas (sencillas en el montaje y con preinstalación previa). Otra opción es optar por utilizar unos neumáticos de invierno con los que no es necesario el uso de cadenas y nos servirán también en ocasiones de lluvia y con temperaturas más bajas. 

Si nos decantamos por unas cadenas metálicas, seguiremos estos sencillos pasos: 1º. Desabrochar el aro rígido colocando la cadena hacia la parte interior de la rueda. 2º. Abrochar el aro desplazando la cadena a la zona exterior para que cubra la parte lateral de la misma. 3º. Apretar y fijar los enganches. El montaje debe ser en el eje motriz, exceptuando a los vehículos 4x4, en los que las colocaremos en el eje delantero. Una vez montadas, estaremos listos para ponernos en marcha.

Consejos de conducción con climatología adversa

  • Cambio de neumáticos. Lo recomendable es realizar un cambio cada cinco años. De forma adicional, podremos hacer una revisión periódica de las llantas y flancos ya que la goma tiende a desgastarse con el paso de los años.
  • Uso de cadenas sin nieve. En el momento en el que pasemos el tramo con gran cantidad de nieve, tendremos que quitar las cadenas para evitar que el asfalto y los neumáticos se deterioren. Esto hará que circulemos con mucha más seguridad.
  • Pisar nieve o ir por zonas limpias. Generalmente, lo mejor en estos casos es seguir las marcas de los neumáticos que otros vehículos hayan dejado previamente, evitando de esta manera posibles deslizamientos.
  • Patinar y frenar. En primer lugar, intentaremos anticiparnos a lo que va a ocurrir según el terreno por el que estemos circulando. Si nos encontrásemos ante una situación en la que inevitablemente patinemos, habrá que frenar con suavidad sin realizar movimientos bruscos con el volante manteniendo la calma.
  • Distancia de seguridad. Es muy recomendable aumentar la distancia de seguridad en caso de nieve o hielo e incluso con lluvia y niebla. En estas ocasiones la visibilidad es más reducida y, si se da el caso de tener que realizar una frenada de emergencia, será mejor mientras guardemos la distancia correcta.
  • Usar marchas cortas o largas. Utilizaremos las que mejor se adapten a la velocidad que llevemos en ese momento. Si bajamos una pendiente, será mejor utilizar una marcha corta y, al contrario, si subimos una rampa, es mejor hacerlo con marchas largas para que la adherencia de los neumáticos se adapte al nivel de aceleración en ese preciso instante.

En invierno... precaución al volante y, siempre que sea necesario, consultar el tiempo y el estado de las carreteras.

También te puede interesar:



FÉNIX DIRECTO ® Seguros

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto