Mostrando entradas con la etiqueta frenar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta frenar. Mostrar todas las entradas

3 de noviembre de 2017

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla - Fénix Directo Blog


Hace más de un mes que llegó el otoño astronómico, pero todavía disfrutábamos de un tiempo veraniego. Ahora sí, parece que llega también el otoño meteorológico.

Comienzan a aparecer las primeras lluvias intensas, bajada de temperaturas, niebla, heladas... y atascos.

Los repentinos cambios de tiempo unidos a la precaución que requiere conducir en esas condiciones, hacen que sea necesario tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones para evitar incidentes en carretera.

Consejos generales:
  • Antes de iniciar un viaje largo, conviene revisar bien el vehículo, con especial atención a neumáticos y frenos.
  • También hay que comprobar el estado de: parabrisas, luces, niveles de líquidos y llevar limpios los cristales para evitar que se forme una capa de suciedad junto al polvo.
  • La máxima a respetar siempre es "ver y ser visto", encendiendo las luces adecuadas según cada situación y señalizando correctamente cada maniobra.
  • La distancia de seguridad debe aumentar con respecto a condiciones normales.
  • Evitar frenazos y acelerones.
  • La velocidad tiene que ser más reducida.
  • Hay que estar alerta para comprobar la circunstancias del tráfico y adaptarse a ellas.

Si llueve o ha llovido:
  • Encender las luces cortas o de cruce.
  • Poner la calefacción para desempañar los cristales.
  • Evitar el aquaplaning moderando la velocidad, ampliando el campo de visión, no acelerando ni adelantando si no es necesario y frenando lentamente.
  • Si la lluvia es muy intensa, se pueden encender las luces antiniebla delanteras.

Con niebla:
  • Encender las luces de cruce y antiniebla delanteras cuando la visibilidad sea escasa (no es pueda ver más allá de 100 metros).
  • Circular siempre por el carril derecho, para tener la referencia de las marcas viales.
  • Señalizar cualquier incidente en carretera con las luces de emergencia.
  • No te confíes, sé prudente y piensa que puede haber vehículos que no lleven las luces puestas, permanece alerta.
  • Si mejora la visibilidad, apaga las antiniebla.

Si hay hielo en la calzada:
  • Reducir poco a poco la velocidad
  • No hacer cambios bruscos de dirección.
  • Fíjate en el comportamiento de los vehículos precedentes o alrededor.


También te puede interesar




FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

25 de octubre de 2017

Cómo actuar cuando se acerca una ambulancia

Cómo actuar cuando se acerca una ambulancia - Fénix Directo Blog

Si vamos en nuestro vehículo y empezamos a escuchar una sirena o vemos luces parpadeando, ante todo calma. Es obligatorio dejar pasar pero las prisas y los nervios nunca son buenos aliados.

El conductor de la ambulancia, bomberos o policía (también llamado vehículo prioritario o de emergencia) necesita el paso despejado para llegar al hospital o lugar de accidente lo más rápido posible.

Pero también hay que pensar que si se trata de una ambulancia, posiblemente lleve gente atendiendo a una persona en delicado estado de salud y no es conveniente la conducción brusca.

Por eso ten presente entorpecer lo menos posible y no dudar en la maniobra a la hora de apartarte para dejar libre el paso.

A continuación unos consejos para actuar cuando oigas o veas que se aproxima un vehículo de emergencia, especialmente una ambulancia:
  • No frenar bruscamente: la ambulancia anticipa las circunstancias del tráfico y tiene en cuenta tu velocidad. si pegas un frenazo, se puede estampar. Es un grave peligro.
  • No sueltes el volante ni te quedes parado, tienes que moverte.
  • Apártate suavemente: en vías de doble sentido apártate a tu derecha. En carreteras con dos carriles por sentido, si vas por la derecha apártate a la derecha, si vas por la izquierda échate hacia ese lado. Con 3 carriles por sentido, los 2 de la derecha hacia la derecha, y el de la izquierda a su izquierda.
  • Evita esperar a una curva para apartarte. Siempre mejor en tramos rectos con buena visibilidad.
  • No cruces a otros carriles, entorpece lo menos posible.
  • Antes de tomar cualquier decisión, mira, comprueba y señaliza la maniobra.
  • No aproveches las circunstancias para adelantar ni saltarte semáforos, tampoco sigas a la ambulancia para evitar atascos. Te pueden multar.
  • Piensa que en esa ambulancia puede ir alguien que se juega la vida, por mucha prisa que tengas, nunca nada será tan importante como eso.
  • Usa la lógica y el sentido común, permanece alerta.
El tiempo que transcurre desde que se produce el accidente hasta que se llega al centro hospitalario es vital.

La DGT estima que el 75% de los fallecidos se produce durante los 60 minutos siguientes al accidente, por eso el ahorro de tiempo es clave en la supervivencia de las víctimas.

No facilitar el paso a un vehículo de emergencia supone una infracción grave.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

7 de julio de 2017

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia - Fénix Directo Blog

El aquaplaning es un fenómeno que se produce en situaciones de lluvia o cuando por algún otro motivo, la calzada está mojada.

El neumático pierde adherencia con el pavimento de forma gradual porque una fina capa de agua de más de medio milímetro de espesor, se interpone entre ambos.

El vehículo aumenta la velocidad y se pierde más el control, por no poder expulsar toda el agua que entra.

Además, si los neumáticos están desgastados o los amortiguadores no están en buen estado, es más difícil que el salga el agua por la banda de rodadura, provocando que la fina película de agua eleve literalmente las ruedas y se pierda el contacto con la carretera.

Hay 3 fases en el aquaplaning:
  • Al aumentar la velocidad, crece la presión del agua.
  • No se puede expulsar toda el agua hacia el exterior y se mantiene en la banda del neumático.
  • La capa de agua ejerce demasiada presión sobre la rueda y es capaz de separarla del asfalto.
Como consecuencia, se pierde control sobre la dirección del vehículo, obliga a aumentar la distancia de seguridad porque en caso de querer frenar, el vehículo se deslizará más de lo normal.

Es difícil evitar el aquaplaning pero siempre hay consejos que ayudan a salir airosos de él.
  • Lo más importante siempre es el correcto mantenimiento del coche: los neumáticos son parte fundamental de la seguridad del vehículo y hay que comprobar la profundidad del dibujo y su presión.
  • Hay que conducir a una velocidad moderada.
  • El campo de visión tiene que ampliarse y mirar de lejos.
  • Sujetar firmemente el volante y para reducir velocidad, no pisar el freno, es mejor levantar suavemente el pie del acelerador. 
  • No conviene dar acelerones.
  • Nunca hay que usar el freno de mano.
  • En caso de derrape, el vehículo se desplazará por la parte trasera. Según el lado al que vaya, hay que mover el volante en esa dirección, rápidamente pero sin brusquedad.
  • Para frenar, con mucho cuidado, siguiendo los pasos anteriores.

Si eres motorista, debes tener en cuenta también:
  • Hazte visible sobre todo en situación de lluvia intensa, para advertir a los demás conductores.
  • Extrema la precaución y no realices maniobras que entrañen riesgo.
  • Pon atención a los elementos de la calzada: pasos de cebra y otros dibujos, rejillas, baches, etc
  • Usa el freno trasero para mantener la moto lo más estable posible.
Y ante todo, naturalidad y tranquilidad.


3 de mayo de 2017

Hábitos perjudiciales para tu coche

Hábitos perjudiciales para tu coche - Fénix Directo Blog
Nuestra manera de conducir y las propias señales de advertencia que nos da nuestro coche, tienen impacto también en nuestro bolsillo.

Seguir unas sencillas recomendaciones para un correcto mantenimiento de tu coche, puede ahorrarte inconvenientes que en un futuro saldrán caros.

Acciones tan comunes como acelerones, frenazos o mantener el embrague presionado, acortan la vida de tu coche.

Si quieres alargar la vida del motor de tu automóvil, es aconsejable evitar los siguientes malos hábitos:
  • Circular con los neumáticos desgastados y una inadecuada presión. Los neumáticos son la parte del vehículo que tiene contacto directo con el asfalto, por eso es muy importante revisarlos bien,  mantener siempre una presión adecuada siguiendo las instrucciones del fabricante. Vigila también el desgaste de la banda de rodadura para saber cuándo es el momento de cambiarlos. 
  • Mantener el pedal de embrague presionado cuando estamos parados. Es muy común utilizarlo para apoyar el pie por descanso o por sentirnos más seguros si tenemos que reaccionar ante cualquier imprevisto. Si abusamos del embrague desgastamos la pieza. Trata de utilizar el embrague solo para cambiar de marcha sin llegar a pisar el pedal a fondo.
  • Dar acelerones. Este hábito es el principal causante de fugas de líquido, rotura de juntas y otros problemas mecánicos como deterioro del motor, los frenos o  la transmisión, averías que pueden llegar a ser bastante costosas.
  • Circular con la reserva de gasolina. Circular con el depósito de gasolina en la reserva es muy perjudicial para el motor de nuestro coche ya que puede dañar el motor al filtrar los residuos de la gasolina que quedan en el fondo de la reserva y dañar las cabezas de los inyectores, provocando una avería de una cuantía considerable. Por eso recomendamos repostar gasolina, sino antes, al menos cuando se activa el piloto luminoso del tablero.
  • Utilizar incorrectamente los frenos. Pisar a fondo el pedal de freno y de manera continuada puede provocar  el desgaste de los discos y el deterioro de las pastillas, con el peligro para la seguridad que esto conlleva. Utiliza marchas cortas en pendientes pronunciadas, haciendo uso del freno del motor siempre que sea posible.
  • Ignorar las luces de advertencias. Si observas una luz en el tablero del salpicadero trata de identificar el problema cuánto antes. Si no conoces el significado de esa luz consulta en el manual del vehículo  o acude a un taller de reparación. Se pone solución con tiempo puedes ahorrar averías graves y costosas.
  • Conducir con altas revoluciones. Con altas revoluciones  se corre el riesgo de dañar las válvulas o el catalizador del vehículo, lo que podría reducir la vida del motor hasta en un 50%. Te recomendamos que mantengas el motor a un límite de 4500 revoluciones  por minuto en caso de los coches diésel y 6500 en caso de los vehículos propulsados por gasolina.
Ante cualquier problema, acude a los talleres excelentes de la red Fénix Directo. Todos han sido seleccionados cuidadosamente por expertos para ofrecerte el mejor servicio, en todo el territorio nacional.

Además, disfrutarás de servicios adicionales totalmente gratuitos como: coche de sustitución, recogida y entrega a domicilio o peritación digital sin esperas.


También te puede interesar





TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto