Mostrando entradas con la etiqueta frío. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta frío. Mostrar todas las entradas

30 de noviembre de 2018

¿Está nuestro coche preparado para las estaciones más frías del año?

Cómo preparar el coche de cara al invierno - Fénix Directo Blog

Terminando casi el otoño y recibiendo en breve al invierno, llegamos a una época dura meteorológicamente hablando.

Días de frío, lluvia, incluso nieve y hielo, van a condicionar mucho a la hora de movernos en nuestro vehículo.

Por ello, tenemos algunos consejos para evitar posibles averías de cara al frío que, al mismo tiempo, alargarán la vida de nuestro vehículo.



Elementos más importantes a tener en cuenta:
  • Anticongelante. Añadir el nivel suficiente al líquido que se encarga de enfriar el motor. Esto evitará que algunos elementos del coche acaben congelados o corroídos. Tendremos que revisar siempre su nivel y rellenarlo para cuidar el circuito de refrigeración.
  • Batería. Asegurarnos de que cuenta con la energía adecuada para poder arrancar durante los meses más duros del año.
  • Frenos. Comprobar su correcto funcionamiento con una puesta a punto si fuera necesario para asegurarnos de que la frenada sea óptima en caso de lluvia o nieve.
  • Elementos de emergencia. Llevar siempre los que sean necesarios en la guantera y maletero, tales como: un rascador de hielo, una linterna, los triángulos de emergencia y herramientas.
  • Cadenas. Ver que éstas se ajusten y adapten a los neumáticos que llevamos en nuestro coche.
  • Aceite. Comprobar el nivel y la viscosidad que presenta y rellenarlo o cambiarlo cuando sea necesario limpiando el filtro del mismo.
  • Luces de cruce, largas y antinieblas. Observar que estén en perfecto estado ya que vamos a contar con menos horas de sol. Al haber más oscuridad y peor visibilidad, es conveniente encenderlas también durante el día para una mejor visibilidad.
  • Neumáticos. Ver la presión que tienen, ajustarla e incluso hacernos con unos neumáticos de lluvia y/o nieve si normalmente viajamos por zonas que presentan temperaturas más bajas.
  • Parabrisas. Éstos deben funcionar correctamente ya que en casos de precipitaciones van a ser nuestros mejores aliados ayudándonos a tener un mejor campo de visión.
  • Motor. Calentarlo al arrancar para que las piezas cojan calor y el sistema mecánico del coche no sufra en exceso.
  • Sistema antivaho y calefacción. Asegurarnos de que funcionen correctamente para evitar que los cristales y lunas se empañen mientras conducimos. De esta manera, también nos desharemos del hielo en el parabrisas.

Generalmente, lo más adecuado es ir observando cualquier avería que pueda surgir con posibilidades de ir a peor durante los próximos meses. Así, estaremos a tiempo de repararlas adelantándonos a las malas temperaturas.

Otros consejos en caso de lluvia: evitar el aquaplanning y los derrapes reduciendo la velocidad en terreno resbaladizo. En caso de niebla: utilizar las luces de cruce y las antiniebla ya que unas complementan a las otras y antes de maniobrar, frenar o hacer algún giro, señalizar aún con más antelación. En caso de viento fuerte: aminorar la marcha y prestar especial atención a la dirección del coche una vez que hayamos pasado una zona cubierta y protegida. A su vez, al encontrarnos con vehículos largos y de grandes dimensiones, extremaremos la precaución.

Nunca está de más tomar todas estas medidas comprobando el correcto funcionamiento del sistema del coche. A la larga, nos será rentable y ganaremos en seguridad. Nos ahorrará averías y algún que otro disgusto por tener que reparar el elemento que esté fallando.

¡Ánimo y feliz otoño-invierno!

Más información


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

22 de noviembre de 2013

Conducción invernal y uso de las cadenas

Conducción invernal - Fénix Directo





Si durante los meses de invierno tienes pensado realizar un viaje o desplazarte más lejos de lo habitual, te ofrecemos algunas pautas para viajar con total seguridad en caso de que las condiciones meteorológicas sean adversas.




Con hielo o nieve en carretera...

Existen 4 niveles de dificultad para circular:
  1. Verde. Empieza a nevar y no está permitido superar los 100 km/h en autopistas y autovías. Sin embargo, 80 km/h serán los permitidos en el resto de vías. En el caso de camiones, circularán siempre por la derecha sin posibilidad de realizar ningún adelantamiento.
  2. Amarillo. La calzada ya presenta tramos cubiertos de nieve. Los camiones no pueden circular bajo estas condiciones y los turismos y autobuses no deberán superar los 60 km/h.
  3. Rojo. Carretera muy cubierta. Los autobuses y camiones no pueden circular y los coches solo pueden hacerlo con cadenas o neumáticos especiales sin superar los 30 km/h.
  4. Negro. Los niveles de espesor de nieve o hielo son muy elevados y se prohíbe la circulación a todo tipo de vehículo.

El uso de las cadenas

Entre los meses de noviembre y marzo, es muy importante no olvidar llevar las cadenas siempre en el maletero. No solo cuando vayamos a pasar por un puerto de montaña sino para cualquier desplazamiento. Tendremos que elegir las más adecuadas en relación a la medida de nuestros neumáticos. 

Podemos elegir entre distintos tipos de cadenas: metálicas (eficaces y duraderas), textiles (algo más económicas y de fácil montaje), semiautomáticas (sencillas en el montaje y con preinstalación previa). Otra opción es optar por utilizar unos neumáticos de invierno con los que no es necesario el uso de cadenas y nos servirán también en ocasiones de lluvia y con temperaturas más bajas. 

Si nos decantamos por unas cadenas metálicas, seguiremos estos sencillos pasos: 1º. Desabrochar el aro rígido colocando la cadena hacia la parte interior de la rueda. 2º. Abrochar el aro desplazando la cadena a la zona exterior para que cubra la parte lateral de la misma. 3º. Apretar y fijar los enganches. El montaje debe ser en el eje motriz, exceptuando a los vehículos 4x4, en los que las colocaremos en el eje delantero. Una vez montadas, estaremos listos para ponernos en marcha.

Consejos de conducción con climatología adversa

  • Cambio de neumáticos. Lo recomendable es realizar un cambio cada cinco años. De forma adicional, podremos hacer una revisión periódica de las llantas y flancos ya que la goma tiende a desgastarse con el paso de los años.
  • Uso de cadenas sin nieve. En el momento en el que pasemos el tramo con gran cantidad de nieve, tendremos que quitar las cadenas para evitar que el asfalto y los neumáticos se deterioren. Esto hará que circulemos con mucha más seguridad.
  • Pisar nieve o ir por zonas limpias. Generalmente, lo mejor en estos casos es seguir las marcas de los neumáticos que otros vehículos hayan dejado previamente, evitando de esta manera posibles deslizamientos.
  • Patinar y frenar. En primer lugar, intentaremos anticiparnos a lo que va a ocurrir según el terreno por el que estemos circulando. Si nos encontrásemos ante una situación en la que inevitablemente patinemos, habrá que frenar con suavidad sin realizar movimientos bruscos con el volante manteniendo la calma.
  • Distancia de seguridad. Es muy recomendable aumentar la distancia de seguridad en caso de nieve o hielo e incluso con lluvia y niebla. En estas ocasiones la visibilidad es más reducida y, si se da el caso de tener que realizar una frenada de emergencia, será mejor mientras guardemos la distancia correcta.
  • Usar marchas cortas o largas. Utilizaremos las que mejor se adapten a la velocidad que llevemos en ese momento. Si bajamos una pendiente, será mejor utilizar una marcha corta y, al contrario, si subimos una rampa, es mejor hacerlo con marchas largas para que la adherencia de los neumáticos se adapte al nivel de aceleración en ese preciso instante.

En invierno... precaución al volante y, siempre que sea necesario, consultar el tiempo y el estado de las carreteras.

También te puede interesar:



FÉNIX DIRECTO ® Seguros

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto