Mostrando entradas con la etiqueta conducir con lluvia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta conducir con lluvia. Mostrar todas las entradas

19 de octubre de 2018

Trucos para desempañar el parabrisas de tu coche

Trucos para desempañar el parabrisas de tu coche

Con la llegada del invierno, las bajas temperaturas, la lluvia y la nieve se convierten en uno de los principales enemigos de la conducción.

La condensación que se forma en el interior del vehículo debido a la diferencia de temperatura entre el exterior el interior, provoca que se empañen los cristales, reduciendo la visibilidad y dificultando la conducción.

Existen en el mercado productos específicos para desempañar los cristales del coche pero aquí os proponemos soluciones alternativas, empleando productos cotidianos que todos tenemos en nuestras casas.

  • Pastilla de jabón

Primero debemos rayar un poco de jabón en un cubo con agua y aplicarlo en el cristal con un trapo bien escurrido. Después deberemos pasar un trapo seco hasta que los cristales estén completamente transparentes. Esta solución puede emplearse tanto por la parte interna como por la externa de las ventanillas y lunas.

  • Pasta de dientes

Aplicamos pasta de dientes creando una fina película sobre el cristal, la extendemos bien frotando y eliminamos los restos con un trapo húmedo. Para lograr un acabo impecable, deberemos pasar un trapo seco por el cristal.

  • Arena para gatos y un calcetín

Uno de los principales componentes de la arena para gatos, el silicato, es un gran absorbente de la humedad y un eficaz remedio para acabar con la humedad en el interior del vehículo. La solución es simple, rellenar con esta arena un par de calcetines de algodón y colocarlos en lugares poco visibles del vehículo.

  • Crema de afeitar

Su efecto es similar al de cualquier líquido anti-vaho de los que existen en el mercado.  Deberemos aplicar la espuma sobre el cristal, frotar con un trapo hasta eliminar cualquier resto y el cristal ya estará preparado para luchar contra la diferencia térmica.

  • Champú

Método similar al de la crema de afeitar. Deberemos cubrir el cristal, a ser posible sin emplear agua. Una vez cubierto deberemos frotar con un paño hasta eliminar por completo los restos de champú. El de niños funciona mejor.

  • Una patata

Deberemos cortar una patata a la mitad y frotarla por la cara interior del cristal. Finalmente deberemos eliminar los posibles restos.  El almidón que contiene la patata es un eficaz repelente de humedad. Este remedio puede aplicarse tanto por la cara interior como por la exterior del cristal.

Recuerda que es imprescindible, especialmente en los meses invernales, preparar el vehículo adecuadamente antes de cualquier viaje.

Más Información

15 de octubre de 2018

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoño
El otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


21 de noviembre de 2014

Inundaciones: un fenómeno común en invierno

Qué hacer en caso de vernos sorprendidos por una riada cuando vamos en el coche

Que hacer en caso de inundación - Fenix DirectoCon lluvia intensa es preferible no circular con el coche por carreteras secundarias. Si tienes que viajar se aconseja utilizar vías principales, autopistas o autovías.

Nunca estaciones tu coche o tu moto en las proximidades de los ríos. En esta época del año sobre todo, las precipitaciones intensas pueden dar lugar a caudales extremos o crecidas de los ríos, provocando que los terrenos se inunden y ocasionando daños materiales, y con posibles consecuencias para las personas.

¿Sabías que 60 cm de profundidad bastan para arrastrar la mayoría de los vehículos?

A una profundidad de entre 30 y 45 centímetros el automóvil comienza a descontrolarse y superando esta medida, es muy probable que sea ya arrastrado por la corriente.

¿Cómo actuar ante una riada?

Lo primero que debes hacer si te ves en peligro o no sabes qué hacer, es alertar a los servicios de emergencia en el teléfono 112. Si circulas por una vía secundaria, no sigas avanzando por ella. Busca la primera salida hacia una vía principal.

Evita cruzar zonas inundadas, puede ser muy peligroso, y es fácil que perdamos el control del coche. Aunque parezca seguro o conozcas bien la zona el riesgo es elevado, pues el nivel que vemos en la orilla puede darnos una idea falsa de la profundidad real en el centro del cauce.

Si ves que el agua ya supera la altura de los bajos abandónalo inmediatamente. Si la situación se complica y el agua ha subido tanto que ni siquiera eres capaz de abrir la puerta, puedes hacerlo por la ventanilla. Si no consigues bajar el cristal, rómpelo con un objeto punzante.  A un precio muy económico podemos adquirir un martillo con punta de acero que nos vendrá muy bien ante una emergencia de este tipo.
Recuerda no obstante, si estas atrapado dentro del coche y no consigues abrir la puerta o romper la ventana, que cuando el agua entra al interior y la presión se iguala, la puerta cederá.

Una vez fuera del vehículo no luches contra la corriente. Los expertos aconsejan nadar hacia la orilla o un lugar seguro, pero siempre favor de la corriente.


Información de interés:


Ver Revista de Tráfico y Seguridad Vial - Num 199 - año 2009 

22 de enero de 2014

Aquaplaning y Conducción Segura

Aquaplaning - Conducción Segura en cocheEl aquaplaning se produce cuando el neumático pierde el contacto con la superficie de calzada, al interponerse entre ambos una capa de agua. Esto causa una pérdida de tracción, que a su vez provoca el deslizamiento del vehículo y por ende la pérdida del control sobre el mismo.

El aquaplaning se da principalmente por desgaste de los neumáticos. Los canales que forman el dibujo de la rueda, la banda de rodadura, no expulsa el agua que recoge durante el rodamiento, pues el agua se acumula a un ritmo mayor del que el coche puede desplazar en función de su peso. Se forma así una película entre la goma y el asfalto. Esta película empuja las ruedas hacia arriba, haciendo que el coche patine y pierda la dirección.

Por eso es muy importante un mantenimiento adecuado de los neumáticos, especialmente cuando llueve. Vigila siempre el desgaste del dibujo así como la presión de las ruedas.
Circular demasiado deprisa acentuará el problema en estas condiciones adversas.

¿Cómo tenemos que reaccionar en caso de aquaplaning?

Sujeta firmemente el volante y reduce la velocidad progresivamente, levantando suavemente el pie del acelerador. Es muy importante no pisar el freno. Manteniendo la dirección con el volante el vehículo recuperará la adherencia y la trayectoria. Y por supuesto nunca acciones el freno de mano.

Lo más frecuente en los casos de aquaplaning es que el coche derrape por la parte trasera. En esta situación, deberemos observar hacia qué lado se desplaza la parte trasera y mover el volante en la misma dirección, con rapidez pero sin hacer giros bruscos. Si te vieses obligado a frenar, hazlo con mucho cuidado.

Algunas escuelas imparten cursos de conducción avanzada para una conducción segura.

¿Eres motorista? 
Infórmate de los próximos cursos. Enmotomasseguro.com te muestra 10 razones para realizarlos.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto