Mostrando entradas con la etiqueta carril. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta carril. Mostrar todas las entradas

25 de octubre de 2017

Cómo actuar cuando se acerca una ambulancia

Cómo actuar cuando se acerca una ambulancia - Fénix Directo Blog

Si vamos en nuestro vehículo y empezamos a escuchar una sirena o vemos luces parpadeando, ante todo calma. Es obligatorio dejar pasar pero las prisas y los nervios nunca son buenos aliados.

El conductor de la ambulancia, bomberos o policía (también llamado vehículo prioritario o de emergencia) necesita el paso despejado para llegar al hospital o lugar de accidente lo más rápido posible.

Pero también hay que pensar que si se trata de una ambulancia, posiblemente lleve gente atendiendo a una persona en delicado estado de salud y no es conveniente la conducción brusca.

Por eso ten presente entorpecer lo menos posible y no dudar en la maniobra a la hora de apartarte para dejar libre el paso.

A continuación unos consejos para actuar cuando oigas o veas que se aproxima un vehículo de emergencia, especialmente una ambulancia:
  • No frenar bruscamente: la ambulancia anticipa las circunstancias del tráfico y tiene en cuenta tu velocidad. si pegas un frenazo, se puede estampar. Es un grave peligro.
  • No sueltes el volante ni te quedes parado, tienes que moverte.
  • Apártate suavemente: en vías de doble sentido apártate a tu derecha. En carreteras con dos carriles por sentido, si vas por la derecha apártate a la derecha, si vas por la izquierda échate hacia ese lado. Con 3 carriles por sentido, los 2 de la derecha hacia la derecha, y el de la izquierda a su izquierda.
  • Evita esperar a una curva para apartarte. Siempre mejor en tramos rectos con buena visibilidad.
  • No cruces a otros carriles, entorpece lo menos posible.
  • Antes de tomar cualquier decisión, mira, comprueba y señaliza la maniobra.
  • No aproveches las circunstancias para adelantar ni saltarte semáforos, tampoco sigas a la ambulancia para evitar atascos. Te pueden multar.
  • Piensa que en esa ambulancia puede ir alguien que se juega la vida, por mucha prisa que tengas, nunca nada será tan importante como eso.
  • Usa la lógica y el sentido común, permanece alerta.
El tiempo que transcurre desde que se produce el accidente hasta que se llega al centro hospitalario es vital.

La DGT estima que el 75% de los fallecidos se produce durante los 60 minutos siguientes al accidente, por eso el ahorro de tiempo es clave en la supervivencia de las víctimas.

No facilitar el paso a un vehículo de emergencia supone una infracción grave.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

24 de abril de 2017

Consejos para montar en bici por ciudad

Consejos para montar en bici por ciudad - Fénix Directo Seguros
Debido al crecimiento de las ciudades y el aumento de la contaminación, surge la necesidad de utilizar medios de transporte más sostenibles, ecológicos y beneficiosos para la salud.

La bicicleta reúne todos estos requisitos y además es un transporte más barato. En muchas ciudades se promueve el uso de este vehículo y se construyen carriles especiales, pero sigue habiendo numerosas zonas en las que deben convivir con los vehículos de motor.

Existe un riesgo para los ciclistas y es necesario garantizar su seguridad, educando correctamente tanto a peatones como conductores para una circulación respetuosa.

A continuación, enumeramos una serie de recomendaciones para ciclistas a la hora de circular por la ciudad:

Consejos generales para circular:
  • Circular siempre por el carril derecho manteniéndose en el centro del mismo.
    • Se evita el adelantamiento de los coches por el mismo carril
    • Hay menos peligro de que un coche abra la puerta y tire al ciclista.
    • Ser predecible y circular en línea recta es aconsejable.
    • Señalizar las maniobras con el brazo.
  • Nunca circular por la acera.
    • Los peatones son más vulnerables y tienen preferencia.
    • En áreas de prioridad peatonal, hay que adecuar la marcha a los viandantes. Si no se puede circular montado, conviene bajar e ir andando con la bici.
  • Conducir a velocidad adecuada a la vía.
  • Elegir rutas más seguras. Siempre que sea posible, conviene no exponerse al tráfico excesivo.
  • No se debe circular con cascos.
  • Tampoco está permitido el uso del móvil mientras se conduce la bici.
Climatología
  • Especial precaución con lluvia, hay más riesgo de resbalar, baja la visibilidad...
  • Con viento fuerte, intentar evitar velocidad elevada y no pegarse mucho a grandes vehículos.
Equipamiento
  • Luz delantera blanca y trasera roja reflectantes para ser visible de noche. Preferible a pilas o con dinamo acumulador.
  • De noche también, chaleco reflectante.
  • El casco por ciudad no es obligatorio, pero sí recomendable.
  • El retrovisor es también un elemento de seguridad adicional muy útil.
  • Un timbre.
  • Candado para atar la bici y evitar robos. Se recomienda en forma de U.
Mantenimiento
  • Una bicicleta es un vehículo y como tal, tiene elementos expuestos al desgaste por el uso. Conviene revisar con frecuencia el estado de la misma para tener la mayor seguridad. 
  • Frenos, cambios, ruedas, luces, dirección, etc. necesitan especial atención.
Especial atención en los desvíos a la derecha y las rotondas y con tráfico congestionado, mucho ojo a las maniobras de los coches.

Por último, aunque no es obligatorio, es altamente recomendable disponer de un seguro de Responsabilidad Civil


También te puede interesar


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

4 de noviembre de 2013

Carriles de aceleración y deceleración

Carriles de cambio de velocidad - Fénix Directo







Los carriles de aceleración y deceleración, también conocidos como carriles de cambio de velocidad, se utilizan para incorporarnos a una vía rápida o para efectuar la salida de la misma.



Carril de aceleración

Se trata del carril que sirve para incorporarnos a la circulación y facilitarnos esta maniobra. Todo conductor que desee acceder a una vía más rápida, incorporándose desde otra por la que circule a menor velocidad, deberá cerciorarse de que lo hace correctamente, sin ser un obstáculo para el resto de usuarios de la vía y respetando las normas de circulación. Por tanto, habrá que seguir una serie de pasos:

  • Detenernos al comienzo del carril en caso de ser necesario. Si es que la incorporación no puede efectuarse de forma segura y correcta, tendremos que ceder el paso para poder incorporarnos a la calzada posteriormente, cuando la maniobra sea más clara.
  • Observar el estado del tráfico. Comprobar la circulación, la dirección y la velocidad que el resto de vehículos lleva. Si estos nos impidieran la incorporación, esperaremos hasta encontrar el momento adecuado.
  • Acelerar. Aumentaremos el ritmo de la marcha hasta llegar a una velocidad adecuada que se adapte al tipo de vía para proceder a incorporarnos. Cuando llegue el momento, accederemos al carril correspondiente siguiendo las medidas de seguridad oportunas, haciendo uso de los intermitentes.
  • Facilitar la incorporación. El resto de conductores, ya presentes en la vía, deberán facilitar la incorporación al coche o la moto que entre por el carril de aceleración, cambiándose al carril situado en su izquierda, siempre que esta maniobra sea posible o levantando el pie del acelerador.

Carril de deceleración

Es el carril del que haremos uso cuando queramos abandonar la autopista o autovía. Una vez que tomemos nuestra salida, nos amoldaremos a la nueva situación y zona por la que vayamos a circular.

Habrá que conducir más despacio y adaptar la velocidad, teniendo en mente que posiblemente lleguemos a alguna rotonda con circulación giratoria en la que la velocidad se ve reducida notablemente. También será posible encontrarnos en una vía de doble sentido con coches en dirección contraria, cambios de sentido e intersecciones.

En este caso, lo mismo ocurrirá al tener que abandonar la vía tomando el carril de deceleración:

  • Advertir ópticamente. Señalizaremos correctamente nuestra próxima acción al volante, indicando al resto de usuarios que vamos a abandonar la vía rápida en cuestión.
  • No esperar al último momento. No será necesario esperar al último instante para cambiar al carril de deceleración. Habrá que intentar tomar la salida con unos segundos de antelación, haciendo de nuestra maniobra un movimiento seguro ante todo.
  • No frenar antes de entrar en el carril de deceleración. Una vez dentro del mismo, ya podremos ir reduciendo la velocidad y las marchas correspondientes sin agobiarnos. No es recomendable caer en las prisas, puesto que siempre habrá tiempo suficiente para amoldarnos al ritmo y al tráfico de la siguiente calzada a la que vayamos a entrar.
  • No invadir el arcén a la hora de entrar en este carril. No debemos ocupar parte de las zonas y carriles exteriores ya que hay espacio suficiente para abandonar la vía rápida.

FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto