Mostrando entradas con la etiqueta adelantamientos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta adelantamientos. Mostrar todas las entradas

15 de octubre de 2018

Consejos para conducir en otoño

Consejos para conducir en otoño
El otoño es un periodo que, desde el punto de vista climático, supone bruscos cambios en cuanto a las condiciones ambientales. Como consecuencia provoca importantes fenómenos metereológicos adversos. Debido a estos cambios tan bruscos, es muy habitual que los conductores se vean sorprendidos por lluvias, nieblas y hielo.

Hacer frente a estos fenómenos requiere extremar la precaución por parte de los conductores. La DGT ha elaborado un listado con una serie de consejos que debemos tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en carretera durante esta época del año.


Antes de realizar el viaje es necesario realizar una revisión completa del vehículo:
-   Revisar el buen estado mécanico y comprobar especialmente los frenos
-   Comprobar el correcto estado de las escobillas y el lilmpiaparabrisas
-   Comprobar el alumbrado del vehículo
-   Comprobar los niveles de líquido de frenos, aceite y limpiaparabrisas
-   Limpiar correctamente el vehículo para facilitar nuestra visión y para ser visto
-   Comprobar el correcto estado de los neumáticos
-   Revisar que llevamos en el vehículo
-   Informarse de las predicciones y avisos metereológicos antes de comenzar el viaje

Durante el viaje es necesario extremar la prudencia, disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. En casos extremos, es conveniente parar en un área de descanso hasta que las condiciones mejoren. Deberemos adaptar nuestra conducción y tener en cuenta las recomendaciones para cada uno de los siguientes casos:

Conducir con niebla:
-   “Ver bien y ser visto” es fundamental, por ello emplear las luces de cruce y antiniebla es imprescindible.
-   Evitar frenazos bruscos y adelantamientos
-   Encender los intermitentes, las luces de emergencia y el alumbrado antiniebla en caso de    producirse algún incidente en carretera
-   Circular siempre por el carril derecho tomando como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.

Conducir con lluvia:
-   Es esencial, "ver bien y ser visto” es esencial como en el caso de la niebla,  por tanto debemos  emplear las luces de cruce
-   La calefacción del vehículo debe estar orientada hacia los cristales para combatir el vaho
-   No frenar bruscamente para evitar el aquaplanning
-   Aumentar la distancia de seguridad

Conducir con hielo:
-   Saber reconocer con antelación los tramos en los que hay hielo
-   Disminuir la velocidad lentamente y mantenerla de este modo
-   Evitar cambios bruscos de velocidad y de dirección
-   Evitar adelantamientos
-   Tener presente la dirección y comportamiento de los vehículos que nos rodean

Recuerda que tanto si circulas por autopista como por carreteras convencionales es fundamental tener en cuenta estos consejos.


Más Información


30 de abril de 2018

Cómo conducir cuando cae granizo

Cómo conducir cuando cae granizo - FÉNIX DIRECTO BLOG

En primavera, no sólo son frecuentes las lluvias, también se pueden producir granizadas de forma repentina.

El clima es cambiante e inestable y podemos encontrarnos con fenómenos adversos inesperados cuando conducimos, por eso es mejor estar preparados.

Siempre hay que extremar la precaución pero además, según el tipo de fenómeno, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para evitar incidentes.

Uno de los fenómenos meteorológicos más imprevisibles es el granizo porque se puede producir en cualquier época del año y es también uno de los más peligrosos.

No sólo causa daños al vehículo que puedan ser meramente estéticos, las bolas de hielo son muy resbaladizas y hacen que los neumáticos pierdan adherencia.

También desciende la visibilidad y su ruido genera distracciones y estrés.

Para sufrir lo menos posible todos estos efectos, es recomendable seguir estos consejos:
  • Lo principal es seguir siempre el lema "ver y ser visto"y encender las luces de cruce.
  • Si se empañan los cristales, puedes encender la calefacción.
  • Gradúa la frecuencia del limpiaparabrisas en función de la intensidad del granizo.
  • No hay que frenar bruscamente ni en seco, se puede perder el control del coche.
  • Reducir progresivamente la velocidad.
  • Aumentar la distancia de seguridad y prestar especial atención en las curvas.
  • Conviene evitar adelantamientos si no son necesarios y tampoco circules por las líneas blancas del pavimento, pueden ser deslizantes.
  • Si el granizo es muy intenso e impide la visibilidad, lo mejor es detener la marcha en lugar seguro y reanudarla cuando escampe. Si eres motorista, busca algún lugar cubierto apartado de la calzada.
  • Nunca detenerse en túneles o bajo puentes.
Ante todo, lo mejor es mantener tranquilidad. Las granizadas no suelen ser muy largas.

Calma y precaución son las mejores aliadas de una buena conducción.


También te puede interesar


FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

8 de noviembre de 2013

Adelantamientos seguros, ¿cómo realizar la maniobra?

Maniobra de adelantamiento - Fénix Directo

Cuando adelantamos, ponemos en práctica una maniobra en la que nos disponemos a rebasar al vehículo que se encuentra justo delante nuestra y que circula a menos velocidad. Antes de iniciar este movimiento, habrá que cerciorarse de las condiciones y situación de la vía para proceder a realizar el adelantamiento con total seguridad.

Indistintamente del tipo de vía por la que circulemos, ya sea autovía, autopista o carretera convencional de doble sentido, tendremos que tener en cuenta una serie de cosas:



- No nos posicionaremos cerca del vehículo que circula delante nuestra, ya que aparte de estar cometiendo una infracción, no dispondremos del ángulo de visibilidad necesario y nuestro campo de visión se verá reducido.

- Comprobaremos siempre  los espejos retrovisores viendo que ningún otro vehículo se encuentre realizando la misma maniobra ni que circule por el carril izquierdo a mayor velocidad que nosotros.

- Una vez sobrepasado el vehículo, dejaremos distancia suficiente entre ambos al incorporarnos de nuevo al carril derecho, observando por los retrovisores que la figura del coche adelantado se encuentra a una distancia prudente del nuestro.

- El adelantamiento en sí lo haremos de forma gradual, evitando que el resto de conductores tenga que modificar su trayectoria o aminorar la marcha.

¿Cómo efectuar la maniobra?

  • Rápidamente
  • Con decisión
  • Sin realizar movimientos bruscos
  • Acelerando y en la marcha adecuada
  • Informando mediante los indicadores de dirección nuestro desplazamiento
  • Manteniendo la distancia de seguridad
  • Siempre por el carril izquierdo, a una velocidad y distancia adecuada del otro vehículo, que finalmente quedará a nuestra derecha
  • Asegurándonos de que disponemos de la visibilidad adecuada antes de iniciar el adelantamiento
  • Cerciorándonos de que la llevamos a cabo en los tramos en los que la señalización lo permite

Excepciones

En los casos en los que vayamos a adelantar fuera de poblado a vehículos de dos ruedas, peatones o vehículos de tracción animal, tendremos que dejar más distancia de seguridad lateral (como mínimo 1,5 metros) invadiendo una mayor parte del carril contiguo. Además, no debemos olvidar que no está permitido adelantar cuando nos encontramos en pasos a nivel, intersecciones, puentes, curvas, túneles, pasos de peatones y cambios de rasante.

Si somos nosotros el vehículo adelantado, intentaremos, en la medida de lo posible, ajustarnos al borde derecho de la calzada. Nunca aumentaremos la velocidad sino que mantendremos el ritmo que llevamos para facilitar la maniobra y no entorpecer al otro vehículo.

Una vez interiorizados estos consejos, no tendremos que pensar en la maniobra de adelantamiento como un momento de tensión al volante sino que podremos aprovechar para poner en práctica estas medidas disfrutando de una conducción segura.

FÉNIX DIRECTO ® Seguros

26 de septiembre de 2012

Bicicletas y coches, reglas para convivir


bicis y coches
Cuando circules con tu coche:

Ten siempre presente a los ciclistas y motociclistas, especialmente en las intersecciones o cuando gires y señaliza adecuadamente tus movimientos, dándoles el tiempo necesario para reaccionar.
En los adelantamientos respeta la distancia lateral de seguridad. Si el espacio no es suficiente, espera a tener las debidas garantías de que el adelantamiento será seguro.
Ten presente que en ocasiones, los ciclistas se ven obligados a efectuar maniobras inesperadas si la carretera está en mal estado, hace viento, o si un coche abre la puerta de forma repentina. Antes de salir del automóvil presta atención y comprueba que no se aproximan otros vehículos.

Respeta siempre las señales de tráfico y los carriles específicos para ciclistas.


Cuando circules en bicicleta:

Circula con seguridad y con confianza, dejando un espacio razonable con la acera y con el resto de vehículos. Señaliza las maniobras de forma clara y con el tiempo suficiente para que el resto de conductores se percaten. Evita adelantar a vehículos de gran tamaño, como camiones o autobuses, ya que la visibilidad suele ser reducida.
Utiliza casco y asegúrate de que está bien abrochado. Hazte visible utilizando reflectantes y otros accesorios como brazaletes o chalecos, especialmente cuando oscurece. También es aconsejable llevar gafas de sol durante el día, así como calzado adecuado con suela de goma, pues resbala menos sobre el pedal. Es importante que el equipamiento sea cómodo.

Cumple las normas de circulación, respeta los ceda el paso, los semáforos y resto de señalización vertical y horizontal. La ley de Tráfico también afecta a los ciclistas.
Circular por las aceras y zonas peatonales está prohibido, salvo en las zonas habilitadas para ello.

Más seguro con Fénix Directo.

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto