Mostrando entradas con la etiqueta Aquaplaning. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aquaplaning. Mostrar todas las entradas

3 de noviembre de 2017

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla

Conducir en otoño: lluvia, hielo y niebla - Fénix Directo Blog


Hace más de un mes que llegó el otoño astronómico, pero todavía disfrutábamos de un tiempo veraniego. Ahora sí, parece que llega también el otoño meteorológico.

Comienzan a aparecer las primeras lluvias intensas, bajada de temperaturas, niebla, heladas... y atascos.

Los repentinos cambios de tiempo unidos a la precaución que requiere conducir en esas condiciones, hacen que sea necesario tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones para evitar incidentes en carretera.

Consejos generales:
  • Antes de iniciar un viaje largo, conviene revisar bien el vehículo, con especial atención a neumáticos y frenos.
  • También hay que comprobar el estado de: parabrisas, luces, niveles de líquidos y llevar limpios los cristales para evitar que se forme una capa de suciedad junto al polvo.
  • La máxima a respetar siempre es "ver y ser visto", encendiendo las luces adecuadas según cada situación y señalizando correctamente cada maniobra.
  • La distancia de seguridad debe aumentar con respecto a condiciones normales.
  • Evitar frenazos y acelerones.
  • La velocidad tiene que ser más reducida.
  • Hay que estar alerta para comprobar la circunstancias del tráfico y adaptarse a ellas.

Si llueve o ha llovido:
  • Encender las luces cortas o de cruce.
  • Poner la calefacción para desempañar los cristales.
  • Evitar el aquaplaning moderando la velocidad, ampliando el campo de visión, no acelerando ni adelantando si no es necesario y frenando lentamente.
  • Si la lluvia es muy intensa, se pueden encender las luces antiniebla delanteras.

Con niebla:
  • Encender las luces de cruce y antiniebla delanteras cuando la visibilidad sea escasa (no es pueda ver más allá de 100 metros).
  • Circular siempre por el carril derecho, para tener la referencia de las marcas viales.
  • Señalizar cualquier incidente en carretera con las luces de emergencia.
  • No te confíes, sé prudente y piensa que puede haber vehículos que no lleven las luces puestas, permanece alerta.
  • Si mejora la visibilidad, apaga las antiniebla.

Si hay hielo en la calzada:
  • Reducir poco a poco la velocidad
  • No hacer cambios bruscos de dirección.
  • Fíjate en el comportamiento de los vehículos precedentes o alrededor.


También te puede interesar




FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

7 de julio de 2017

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia - Fénix Directo Blog

El aquaplaning es un fenómeno que se produce en situaciones de lluvia o cuando por algún otro motivo, la calzada está mojada.

El neumático pierde adherencia con el pavimento de forma gradual porque una fina capa de agua de más de medio milímetro de espesor, se interpone entre ambos.

El vehículo aumenta la velocidad y se pierde más el control, por no poder expulsar toda el agua que entra.

Además, si los neumáticos están desgastados o los amortiguadores no están en buen estado, es más difícil que el salga el agua por la banda de rodadura, provocando que la fina película de agua eleve literalmente las ruedas y se pierda el contacto con la carretera.

Hay 3 fases en el aquaplaning:
  • Al aumentar la velocidad, crece la presión del agua.
  • No se puede expulsar toda el agua hacia el exterior y se mantiene en la banda del neumático.
  • La capa de agua ejerce demasiada presión sobre la rueda y es capaz de separarla del asfalto.
Como consecuencia, se pierde control sobre la dirección del vehículo, obliga a aumentar la distancia de seguridad porque en caso de querer frenar, el vehículo se deslizará más de lo normal.

Es difícil evitar el aquaplaning pero siempre hay consejos que ayudan a salir airosos de él.
  • Lo más importante siempre es el correcto mantenimiento del coche: los neumáticos son parte fundamental de la seguridad del vehículo y hay que comprobar la profundidad del dibujo y su presión.
  • Hay que conducir a una velocidad moderada.
  • El campo de visión tiene que ampliarse y mirar de lejos.
  • Sujetar firmemente el volante y para reducir velocidad, no pisar el freno, es mejor levantar suavemente el pie del acelerador. 
  • No conviene dar acelerones.
  • Nunca hay que usar el freno de mano.
  • En caso de derrape, el vehículo se desplazará por la parte trasera. Según el lado al que vaya, hay que mover el volante en esa dirección, rápidamente pero sin brusquedad.
  • Para frenar, con mucho cuidado, siguiendo los pasos anteriores.

Si eres motorista, debes tener en cuenta también:
  • Hazte visible sobre todo en situación de lluvia intensa, para advertir a los demás conductores.
  • Extrema la precaución y no realices maniobras que entrañen riesgo.
  • Pon atención a los elementos de la calzada: pasos de cebra y otros dibujos, rejillas, baches, etc
  • Usa el freno trasero para mantener la moto lo más estable posible.
Y ante todo, naturalidad y tranquilidad.


17 de febrero de 2017

Ventajas de los neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno - Fénix Directo Seguros Blog

En época invernal, dadas las condiciones meteorológicas adversas, aumenta el riesgo al circular.

La lluvia, el hielo o la nieve son factores que producen una pérdida de agarre mayor en los neumáticos.

Para situaciones especiales u ocasionales, las cadenas de nieve pueden sacar de un apuro.

Pero si te encuentras en una zona donde nieva frecuentemente y las carreteras son poco transitables o peligrosas, lo más recomendable es colocar neumáticos específicos de invierno.

Además, hay países europeos donde exigen su uso para poder circular por sus vías.

A continuación te contamos las características de estos neumáticos y sus ventajas.

Sus principales diferencias con los neumáticos normales son:
  • Tienen un dibujo más estriado, laminado, anguloso y con más recortes, para favorecer el agarre a la calzada y expulsar el agua.
  • Están compuestos de caucho más flexible ante bajas temperaturas.
Ventajas de los neumáticos de invierno:
  • Más cómodos que las cadenas, pues se instalan al principio de la estación fría y no se cambian hasta que acaba.
  • Menor riesgo que las cadenas, mucha gente no sabe montarlas bien, se pierde tiempo y se corre riesgo en la carretera mientras se ponen.
  • Las cadenas pueden dañar al neumático, así con los neumáticos de invierno se evitan averías.
  • Tienen mejor adherencia, tracción y frenada, proporcionan más seguridad.
  • Al principio, comprar estos neumáticos puede suponer un gasto extra, al tener dos pares más, pero como se combina su uso, la duración también será doble, siempre y cuando los que no se utilizan se almacenen y conserven correctamente.
  • Lo recomendable es ponerlos en octubre y cambiarlos en marzo, pues usarlos en estaciones cálidas supondría mayor desgaste y peor rendimiento.
  • Sobre todo compensan en zonas de montaña, donde nieva o hiela a menudo.
  • No sólo sirven sobre nieve, en superficies secas o mojadas con temperaturas inferiores a 7º tienen muy buen funcionamiento.
  • Tienen menor riesgo de aquaplaning porque expulsan bien el agua.
Suelen costar un 10% más que los neumáticos comunes. Teniendo en cuenta estos datos, puedes valorar si te conviene sustituirlos.

En una próxima entrada, hablaremos sobre su uso obligado en algunos países europeos y las sanciones por no llevarlos.


Más información



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

20 de enero de 2017

Consejos para conducir con lluvia o granizo de forma segura

Fénix Directo blog - Consejos conducir lluvia o granizo

En esta época invernal de clima inestable y cambiante, podemos encontrarnos con fenómenos meteorológicos adversos inesperados.

Si comienza a llover o granizar con relativa intensidad, conviene extremar la precaución y seguir unas pautas.

A continuación vamos a describir cada circunstancia y los pasos o recomendaciones a seguir para aumentar la seguridad circulando.



Lluvia
  • Según en qué zonas, la lluvia es bastante frecuente. 
  • Dependiendo de su intensidad, limita mucho la visibilidad y obliga a usar constantemente el limpiaparabrisas.
  • Durante un periodo prolongado y en abundancia, se puede acumular agua en la carretera y formar balsas.
  • Hay que tener especial cuidado con el "aquaplaning" y las balsas de agua.
Granizo
  • Es un fenómeno poco habitual pero muy molesto y peligroso, precisamente por su escasa frecuencia.
  • Es súbito e inesperado y puede producirse en cualquier época del año.
  • Su ruido al golpear con el coche aumenta el estrés.
  • Reduce la adherencia de los neumáticos a la carretera por el frío del hielo y la forma redondeada del granizo, creando un efecto resbaladizo.
Recomendaciones generales
  • Ante cualquier fenómeno meteorológico adverso, seguir siempre el lema "ver y ser visto", por lo tanto, hay que encender las luces de cruce.
  • Encender el sistema de calefacción para evitar el vaho y que se empañen los cristales. 
  • Usar el limpiaparabrisas a la velocidad adecuada según la intensidad de precipitación.
  • Hay que aumentar la distancia de seguridad para no provocar un accidente si se pierde el control del vehículo y para no hacer efecto "spray" a otros vehículos.
  • También se debe reducir la velocidad.
  • Evitar adelantamientos si no son estrictamente necesarios.
  • No frenar bruscamente, se puede producir "aquaplaning" y perder el control del coche o derrape con granizo.
  • Ante una balsa de agua, no frenar de repente, sujetar bien el volante y pasar despacio.
  • En las curvas, especial atención y anticipación.
  • Si la lluvia o el granizo son muy intensos e impiden la visibilidad, mejor detener la marcha en un lugar seguro fuera de la carretera, y reanudarla cuando mejore el tiempo. Nunca hay que detenerse en túneles o bajo puentes entorpeciendo la circulación.
  • Evitar pisar las líneas blancas de la carretera.
Y ante todo, sentido común y tranquilidad. Son los mejores aliados de una conducción segura.

Otros temas de interés



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

22 de enero de 2014

Aquaplaning y Conducción Segura

Aquaplaning - Conducción Segura en cocheEl aquaplaning se produce cuando el neumático pierde el contacto con la superficie de calzada, al interponerse entre ambos una capa de agua. Esto causa una pérdida de tracción, que a su vez provoca el deslizamiento del vehículo y por ende la pérdida del control sobre el mismo.

El aquaplaning se da principalmente por desgaste de los neumáticos. Los canales que forman el dibujo de la rueda, la banda de rodadura, no expulsa el agua que recoge durante el rodamiento, pues el agua se acumula a un ritmo mayor del que el coche puede desplazar en función de su peso. Se forma así una película entre la goma y el asfalto. Esta película empuja las ruedas hacia arriba, haciendo que el coche patine y pierda la dirección.

Por eso es muy importante un mantenimiento adecuado de los neumáticos, especialmente cuando llueve. Vigila siempre el desgaste del dibujo así como la presión de las ruedas.
Circular demasiado deprisa acentuará el problema en estas condiciones adversas.

¿Cómo tenemos que reaccionar en caso de aquaplaning?

Sujeta firmemente el volante y reduce la velocidad progresivamente, levantando suavemente el pie del acelerador. Es muy importante no pisar el freno. Manteniendo la dirección con el volante el vehículo recuperará la adherencia y la trayectoria. Y por supuesto nunca acciones el freno de mano.

Lo más frecuente en los casos de aquaplaning es que el coche derrape por la parte trasera. En esta situación, deberemos observar hacia qué lado se desplaza la parte trasera y mover el volante en la misma dirección, con rapidez pero sin hacer giros bruscos. Si te vieses obligado a frenar, hazlo con mucho cuidado.

Algunas escuelas imparten cursos de conducción avanzada para una conducción segura.

¿Eres motorista? 
Infórmate de los próximos cursos. Enmotomasseguro.com te muestra 10 razones para realizarlos.

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto