7 de julio de 2017

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia

Aquaplaning: cómo conducir de forma segura con lluvia - Fénix Directo Blog

El aquaplaning es un fenómeno que se produce en situaciones de lluvia o cuando por algún otro motivo, la calzada está mojada.

El neumático pierde adherencia con el pavimento de forma gradual porque una fina capa de agua de más de medio milímetro de espesor, se interpone entre ambos.

El vehículo aumenta la velocidad y se pierde más el control, por no poder expulsar toda el agua que entra.

Además, si los neumáticos están desgastados o los amortiguadores no están en buen estado, es más difícil que el salga el agua por la banda de rodadura, provocando que la fina película de agua eleve literalmente las ruedas y se pierda el contacto con la carretera.

Hay 3 fases en el aquaplaning:
  • Al aumentar la velocidad, crece la presión del agua.
  • No se puede expulsar toda el agua hacia el exterior y se mantiene en la banda del neumático.
  • La capa de agua ejerce demasiada presión sobre la rueda y es capaz de separarla del asfalto.
Como consecuencia, se pierde control sobre la dirección del vehículo, obliga a aumentar la distancia de seguridad porque en caso de querer frenar, el vehículo se deslizará más de lo normal.

Es difícil evitar el aquaplaning pero siempre hay consejos que ayudan a salir airosos de él.
  • Lo más importante siempre es el correcto mantenimiento del coche: los neumáticos son parte fundamental de la seguridad del vehículo y hay que comprobar la profundidad del dibujo y su presión.
  • Hay que conducir a una velocidad moderada.
  • El campo de visión tiene que ampliarse y mirar de lejos.
  • Sujetar firmemente el volante y para reducir velocidad, no pisar el freno, es mejor levantar suavemente el pie del acelerador. 
  • No conviene dar acelerones.
  • Nunca hay que usar el freno de mano.
  • En caso de derrape, el vehículo se desplazará por la parte trasera. Según el lado al que vaya, hay que mover el volante en esa dirección, rápidamente pero sin brusquedad.
  • Para frenar, con mucho cuidado, siguiendo los pasos anteriores.

Si eres motorista, debes tener en cuenta también:
  • Hazte visible sobre todo en situación de lluvia intensa, para advertir a los demás conductores.
  • Extrema la precaución y no realices maniobras que entrañen riesgo.
  • Pon atención a los elementos de la calzada: pasos de cebra y otros dibujos, rejillas, baches, etc
  • Usa el freno trasero para mantener la moto lo más estable posible.
Y ante todo, naturalidad y tranquilidad.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto