16 de diciembre de 2016

¿Está nuestra moto preparada para el invierno?


El uso de la moto en invierno - Fénix Directo
Sin duda alguna, el invierno es la época del año más dura para todo tipo de vehículo; no obstante, los motoristas también pueden seguir disfrutando de las dos ruedas si van bien preparados.

A continuación te contamos algunas medidas de prevención para tener la moto preparada una vez que llegue el frío. El invierno trae consigo una conducción con precaución extra y unas obligaciones añadidas.

Para poder circular con seguridad, habrá que empezar por cuidar la montura, prevenir el desgaste de algunas zonas y atender al mantenimiento.

  • Igual que en los coches, hay que vigilar el nivel de líquido anticongelante y del aceite, manteniéndolos dentro de los niveles que el fabricante indique. Se recomienda cambiarlos una vez al año.
  • Se deben revisar los frenos, circuitospastillas y cambiar el líquido de frenos cada dos años aproximadamente.
  • Ya que el frío hace que los mandos se presenten más rígidos al uso, hay que mirar más en detenimiento el eje de los pedales, embrague, acelerador, frenos...
  • Se puede usar un producto anticorrosivo para limpiar las conexiones del faro y del piloto trasero del sistema eléctrico, sin olvidar nunca la importancia de ver y ser vistos correctamente.
  • Será necesario engrasar de forma más habitual la cadena, ya que la humedad hace que ésta se deteriore. Del mismo modo, si ha nevado y circulamos por calzadas que presenten sal, tendremos que limpiar los bajos de la moto con agua fría para que el metal no sufra las consecuencias de la corrosión.
  • Cuidar el chasis engrasándolo a menudo. Es recomendable hacerlo cada vez que lavemos la moto o llueva, una vez al mes, o tras recorrer 700 kilómetros. Engrasar también los órganos móviles y otras zonas de la moto tales como manetas y llave de contacto.
  • Tras haber dado más uso a nuestra moto en verano y poder observar el desgaste que los neumáticos han sufrido, controlaremos el estado de los mismos. Será necesario que llevemos unos con una profundidad de dibujo acorde al uso que vayamos a darle a la moto, teniendo en cuenta que las calzadas estarán más mojadas que durante el resto del año.
  • Es muy importante controlar el estado de la batería porque suele descargarse más en invierno. De todas formas, soportará bien el frío si se vigila a menudo y si se mantiene cuidada. 
Otros consejos a la hora de rodar:
  • Al ser el aire exterior más frío, tendremos que dejar más tiempo para que el motor alcance una temperatura adecuada.
  • Con más precipitaciones, los neumáticos necesitarán algo más de tiempo para experimentar una mejor adherencia.
  • En caso de lluvia y niebla, hay que reducir considerablemente la velocidad dejando más distancia de seguridad.
  • Utilizaremos las luces de cruce, warnings o antinieblas siempre que sea necesario para mantener la visibilidad en todo momento.
  • Se puede abrir ligeramente la pantalla del casco para evitar que se empañe por dentro.
  • En caso de nieve, intentaremos seguir las marcas de neumáticos que hayan dejado a su paso los vehículos que nos preceden.
Para protección de los conductores, se podrá optar por prendas con fibras Gore-Tex o Thinsulate para proteger el cuerpo del frío. Si se trata de la moto, existe la posibilidad de comprar una funda para resguardarla de lluvias, heladas y nevadas.

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto