9 de mayo de 2016

Pasar del coche a la moto

Pasar del coche a la motoEl número de conductores que cambian el coche por la moto para los desplazamientos por ciudad continua en aumento, dadas las características de este medio de transporte que lo hacen muy adecuado para circular por entornos urbanos: la facilidad para encontrar aparcamiento y evitar aglomeraciones de tráfico, así como un menor impacto medioambiental entre otras razones.

Según El Real Decreto 1598/2004 de la legislación española, los conductores con permiso de conducir tipo B pueden conducir ciclomotores de hasta 49 cc y si tienen una antigüedad mínima de tres años pueden optar a conducir motos de hasta 125cc.

Es muy importante no obstante que seamos conscientes de que, aunque usemos la misma licencia, conducir una moto tiene poco que ver con conducir un coche. Si estamos acostumbrados a desplazarnos en un turismo deberemos extremar las precauciones a la hora de cambiar a las dos ruedas. Por eso es muy importante seguir una serie de pautas para evitar percances y amoldarnos al nuevo entorno:

Señalización de maniobras. Por su tamaño las motos son menos visibles para el resto de usuarios de la vía. Es por esto que, si te mueven en moto has de señalizar bien las maniobras con los intermitentes y llevar siempre la luz posterior de freno para advertir al resto de conductores de tus acciones.

Equipamiento homologado. El conductor de moto es más vulnerable ante caídas y colisiones que los conductores de automóviles. Lleva casco homologado, botas adecuadas, chaqueta y guantes reforzados.

Aumenta la vigilancia a través de los retrovisores. Una moto presenta más ángulos muertos que un coche, por has de estar bien alerta. Utiliza constantemente los espejos retrovisores, especialmente antes de realizar cualquier maniobra. Anticípate a los acontecimientos del tráfico, mirando lo más lejos posible para prever cualquier obstáculo o actuación de otros conductores.

Precaución con señales horizontales.  Las señales  que se encuentran en la vía puede suponer un peligro para los motoristas ya que al llover o nevar  la pintura puede resbalar.  Hay que tener cuidado con los pasos de cebra o señales de ceda el paso sobre la calzada, sobre todo cuando frenamos o aceleramos evitando siempre pisarlo.  Colocarnos en las zonas adelantadas que hay en algunos carriles para los vehículos de dos ruedas es una buena opción para ganar visión de quien se aproxima y no pegarnos a los coches que circulan por el carril dando  distancia a los peatones y coches que conviven en la vía.

Si estás pensando en desplazarte en moto consulta los seguros de moto Fénix Directo. Te ofrecemos la coberturas más completas con muy buena relación calidad-precio inigualable. Calcula tu presupuesto de seguro de moto sin compromiso  en tan solo tres minutos.  Pásate a Fénix y pásalo.


TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto