31 de julio de 2017

Viajar con niños

Fénix Directo viajar con niños

Es momento de preparar las vacaciones, elegir un destino, hacer la maleta y organizar el viaje para que el trayecto sea lo más tranquilo posible y llegar a nuestra meta sin ninguna incidencia.

Toca revisar el coche para que todo funcione bien, luces, frenos, ruedas… Pero de esto ya hemos hablado hace unos días.

Hoy vamos a centrarnos en los más pequeños y en cómo hacer que su viaje sea lo más seguro, fácil y entretenido posible: si lo conseguimos, el nuestro también lo será. Está en nuestras manos.

Comenzando por la seguridad, todos los niños deben de ir en una sillita adaptada a sus necesidades (talla y peso) y siempre en los asientos traseros del vehículo. Si además es una sillita del grupo 0 ó 0+ (hasta  13 Kg aproximadamente) siempre debe de ir en sentido contrario de la marcha. En el resto de sillitas, la recomendación es siempre que vayan también en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible si el SRI (Sistema de Retención  Infantil) está preparado para ello.

Por otro lado, si el niño ya utiliza un cojín elevador, mejor con respaldo, les protegen más en los impactos laterales y los niños suelen ir más cómodos.

También hay que asegurarse de que todos los sistemas de retención infantil estén bien anclados y los cinturones y arneses bien ajustados y sin dobleces.  De esta forma nos garantizamos que el niño vaya lo más cómodo y seguro posible.

La ropa de los niños en el viaje también influirá en su estado de ánimo durante el mismo. Si es cómoda y adaptada a la temperatura que nos vamos a encontrar durante el trayecto, se evitarán lloros o comentarios habituales de: "me pica, me roza, me duele" y por tanto evitaremos tener que realizar una parada adicional para solucionar el problema. Las recomendaciones son en la medida de lo posible que sea ropa de algodón y flexible.

Ya tenemos a los niños cómodamente sentados en sus sillitas y vamos a comenzar el viaje. Una forma de hacerles partícipes del viaje que van a comenzar es que sepan cuál es el destino y qué se van a encontrar cuando lleguen allí: la playa, el pueblo, los primos, los amigos… De esta forma, tendrán en mente el objetivo y el viaje probablemente sea más llevadero.

Llevar a mano su muñeco o juguete favorito, también ayuda a que estén más tranquilos y relajados. Otra cosa que no debemos de olvidar es llevar agua: la hidratación es muy importante y hay que darles de beber con frecuencia. También conviene tener a mano todo lo que podamos necesitar durante el viaje, eso nos evitará momentos de nerviosismo si en un momento dado necesitamos algo con urgencia.

Si el trayecto es largo, hay que planificar varias paradas durante el camino, para que los niños puedan corretear un poco (siempre con supervisión de un adulto), ir al servicio, etc. Eso sí, nunca, nunca, hay que dejar a los niños solos en el coche, ni siquiera unos minutos. LA DGT recomienda que las paradas sean cada dos horas.

Contar cuentos, adivinanzas, jugar con ellos o ponerles música que les guste y reconozcan contribuirá a que el viaje sea más placentero para todos.


Otros temas de interés



FÉNIX DIRECTO ® Seguro que Sí

No hay comentarios :

Publicar un comentario

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto