10 de enero de 2013

Conducir por puertos de montaña


puerto de montañaCuando subimos o bajamos puertos de montaña con nuestro coche a menudo nos surgen dudas: qué marcha utilizar, cómo usar los frenos, etc.
Aunque hay algunos consejos generales de seguridad, cada conductor debe ser consciente de sus circunstancias particulares y adaptar la conducción, teniendo en cuenta factores como la carga que transporta, el estado de la vía y la meteorología.

El hielo en la calzada hace que la adherencia de los neumáticos disminuya de forma muy importante, por lo que debemos evitar los acelerones bruscos.

Sube la pendiente manteniéndote a la derecha, de forma relajada y cambia de marcha sólo cuando sea necesario. Te ayudará a tomar las curvas de forma más segura y pausada sin disparar el consumo de combustible y los frenos y ruedas sufrirán menor desgaste.

Respeta siempre la velocidad máxima permitida y la señalización que te indica en todo momento la dirección de la curva y su peligrosidad.

Durante el descenso intentaremos que la velocidad sea constante el máximo tiempo posible. Al bajar, el eje delantero es el que recibe mayor peso, por lo que en el momento de frenar, la tendencia es a desplazarnos hacia delante aún más. Para equilibrar el agarre, es importarte frenar de forma progresiva. Frenar en exceso podría hacer que nos salgamos fuera de la carretera.
Cíñete a tu carril y pon especial cuidado en las curvas para no invadir el carril contrario.

Con hielo en la calzada actuaremos igual que en caso de nieve: arranca el vehículo con marchas largas, reduce la velocidad, evita frenar en exceso. Es preferible actuar sobre el volante y los pedales, y si el coche no dispone de sistema ABS, frena con el motor cuando sea posible.

También te puede interesar:


TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto