28 de diciembre de 2012

Consejos y recomendaciones ante una rueda pinchada

Es importante saber reaccionar a tiempo y actuar correctamente en caso de sufrir un pinchazo o reventón, para que este imprevisto afecte lo mínimo posible a nuestro viaje.

Si queremos "evitar" pinchazos, basta con seguir unas sencillas recomendaciones:
  • Vigilar la presión de los neumáticos con frecuencia y comprobarla siempre en frío.
  • Cambiar las ruedas cuando el indicador lo señale.
  • No circular por caminos de tierra o zonas con asfalto cortante.
  • Alejarse de baches profundos y bordillos.
  • Comprobar el estado de las cadenas para nieve.

Sin embargo, hay pinchazos inevitables y que nos pueden pillar por sorpresa.

Ante los primeros indicios de haber pinchado, es conveniente sujetar firmemente el volante, mantener la dirección, señalizar debidamente con las luces de emergencia y no acelerar para que el coche se detenga por sí mismo en un lugar alejado de la circulación.

 Para cambiar la rueda, hay que situarse en zona llana, firme, sin pendiente y que los pasajeros se mantengan fuera de la calzada.



Precauciones a tomar para efectuar un cambio de rueda seguro:
  • Inmovilizar el vehículo en lugar seguro. Si se produce en autopista o autovía hay que tomar la primera salida posible.
  • Echar el freno de mano y las luces de emergencia, si es de noche además encender las de posición.
  • Ponerse el chaleco reflectante para ser visible a los demás vehículos.
  • Colocar los triángulos de señalización a 50m por delante y por detrás del vehículo en vías de doble sentido.
  • Los pasajeros deben mantenerse fuera de la vía en todo momento.
Hay que procurar llevar siempre la rueda de repuesto con la presión adecuada. Existen varios tipos de neumático de este tipo pero principalmente se usan dos.

 Si tu rueda de repuesto es de tipo "galleta" ten en cuenta lo siguiente:
  • Recorrer máximo 3000 km
  • Velocidad máxima 80 km/h
Si tienes una tipo PAX:
  • Recorrer máximo 200 km
  • Velocidad máxima 80 km/h
Procurar llevarla con la presión adecuada.

Y por último, se puede hacer la sustitución en pocos pasos:
  1. Aflojar los tornillos sin sacarlos, si se resisten, echar un poco de aceite.
  2. Colocar el gato cerca de la rueda y elevarlo hasta que la rueda quede suspendida.
  3. Desenroscar los tornillos por completo, sacar la rueda pinchada.
  4. Meter la rueda de repuesto y atornillarla progresivamente, alternando tornillos opuestos. 
  5. Plegar el gato y guardarlo, así como el resto de herramientas utilizadas.

Para más información:

> Revista de Tráfico y Seguridad Vial nº 166
> Revista de Tráfico y Seguridad Vial nº 217



TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto