26 de septiembre de 2012

Bicicletas y coches, reglas para convivir


bicis y coches
Cuando circules con tu coche:

Ten siempre presente a los ciclistas y motociclistas, especialmente en las intersecciones o cuando gires y señaliza adecuadamente tus movimientos, dándoles el tiempo necesario para reaccionar.
En los adelantamientos respeta la distancia lateral de seguridad. Si el espacio no es suficiente, espera a tener las debidas garantías de que el adelantamiento será seguro.
Ten presente que en ocasiones, los ciclistas se ven obligados a efectuar maniobras inesperadas si la carretera está en mal estado, hace viento, o si un coche abre la puerta de forma repentina. Antes de salir del automóvil presta atención y comprueba que no se aproximan otros vehículos.

Respeta siempre las señales de tráfico y los carriles específicos para ciclistas.


Cuando circules en bicicleta:

Circula con seguridad y con confianza, dejando un espacio razonable con la acera y con el resto de vehículos. Señaliza las maniobras de forma clara y con el tiempo suficiente para que el resto de conductores se percaten. Evita adelantar a vehículos de gran tamaño, como camiones o autobuses, ya que la visibilidad suele ser reducida.
Utiliza casco y asegúrate de que está bien abrochado. Hazte visible utilizando reflectantes y otros accesorios como brazaletes o chalecos, especialmente cuando oscurece. También es aconsejable llevar gafas de sol durante el día, así como calzado adecuado con suela de goma, pues resbala menos sobre el pedal. Es importante que el equipamiento sea cómodo.

Cumple las normas de circulación, respeta los ceda el paso, los semáforos y resto de señalización vertical y horizontal. La ley de Tráfico también afecta a los ciclistas.
Circular por las aceras y zonas peatonales está prohibido, salvo en las zonas habilitadas para ello.

Más seguro con Fénix Directo.

TRADUCIR

Calcula ahora tu seguro de Coche o Moto